Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Ante la crisis económica que se avizora en el país por el Covid-19, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no tiene comtemplado contratar deuda.
“El domingo (hoy) vamos a hacer un planteamiento económico. Pero no será ortodoxo porque esto ya cambió. Porque antes en la crisis era de contratar deuda. Estoy haciendo todo lo posible para no contratar deuda”, advirtió ayer el Presidente.
López Obrador reprochó que la calificadora Fitch Ratings haya recortado el viernes la calificación de Petróleos Mexicanos para ubicarla en perspectiva negativa.
“En estos momentos que no hay normalidad económica y las calificadoras reducen la participación de los países. Descalifican. No estoy de acuerdo con eso”, dijo en su conferencia mañanera.
“Respeto todas las decisiones que se tomen. Pero ya también como esto cambió, sus parámetros ya no son la Biblia”.
Lejos de atender las alertas de las calificadoras, indicó que su Gobierno está centrado en combatir la corrupción
“Actuar con austeridad, lo importante es el humanismo. Términos distintos, tenemos una concepción diferente”, indicó.
Respecto al llamado de una treintena de intelectuales, activistas y políticos a dar forma a un “acuerdo nacional” con el que pueda superarse la crisis económica, Lopez Obrador aceptó la ayuda, pero sin demagogia.
“Todo el que quiera ayudar que lo haga y es bienvenido su apoyo, pero no más retórica no más demagogia ni politiquería.
“Que definan de qué lado estamos, del lado de la corrupción o nos definimos por el cambio verdadero. Por la transformación. Yo ya estoy definido y millones de mexicanos definidos. Me dicen ‘ni un paso atrás. Resista. Aguante'”, añadió.