José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.-El Gobierno federal está a la espera de que Estados Unidos le presente en estos días sus propuestas para contener el esperado aumento de la migración irregular desde Centroamérica a partir de finales de mayo, cuando se termine el Título 42, aseguró ayer el Canciller Marcelo Ebrard.
No obstante, advirtió, con o sin dicha política, México no será un país por donde «pase quien sea».
Tras reunirse con el Secretario de Seguridad Interna de EU, Alejandro Mayorkas, Ebrard dijo no tener aún la propuesta final en torno a una estrategia de contención migratoria una vez que EU concluya el 23 de mayo las expulsiones sumarias de migrantes en la frontera, puestas en marcha con la pandemia del Covid-19.
Iniciadas por la Administración Trump en 2020 al amparo del llamado Título 42 de la Ley de Salud Pública de EU de 1944, las expulsiones han limitado drásticamente el acceso a territorio estadounidense a centenares de miles de migrantes, y su fin podría desencadenar un atractivo para llegar a la frontera.
«Ellos (la Administración de Biden) asumen que cuando desaparezca este Título vamos a tener una presión (migratoria) mayor. Piensan que pueden tomarse algunas acciones, pero todavía no las conocemos en detalle, ni las hemos convenido.
«Sobre el Título 42, lo que nos dijo (Mayorkas) nada más es su perspectiva de que puede ser un problema de aumento del flujo y que por lo tanto deberíamos empezar a trabajar un esquema regional del que él ya tiene varias ideas. Quedó de enviarlas y las vamos a revisar. Y eso ya es entre hoy y mañana», dijo Ebrard.
Desde finales de marzo, funcionarios del Departamento de Seguridad Interna de EU han vaticinado que el fin de las expulsiones sumarias de migrantes provocaría en el peor de los escenarios una llegada cada día de 18 mil migrantes a la frontera con México, muy por encima de los 5 mil registrados en febrero.
«Si tú llegas a México te tienes que registrar según la ley. Puedes pedir refugio, puedes pedir asilo, puedes ser trabajador temporal, hay muchas formas. Lo que no vamos a permitir es que se asuma, con o sin el problema del Título 42, que México se convierta en un país en donde pasa quien sea», añadió Ebrard.
La semana pasada, Mayorkas presentó al Congreso de EU un plan de 20 páginas sobre los preparativos para contener el incremento de los flujos de migrantes irregulares tras la desaparición del Título 42, y en su reunión con Ebrard ayer esbozó acciones que espera de México para inhibir el cruce.
«(Mayorkas) enfatizó la necesidad de que los países de la región administren sus respectivas fronteras, extiendan la ayuda humanitaria a los migrantes que califiquen y repatrien a las personas que no califiquen para recibir ayuda», señaló el Departamento de Seguridad Interna en un comunicado difundido ayer.
De acuerdo con las cifras más recientes del Gobierno estadounidense, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) reportó 1.2 millones de encuentros en la frontera con migrantes irregulares durante el año fiscal 2020, un nivel no visto en décadas, pero que incluye diversos intentos de cruce por un mismo individuo.

Difieren en Cumbre
Durante sus encuentros en Washington, Ebrard abordó los preparativos rumbo a la Cumbre de las Américas que organiza la Administración de Biden, y que tendrá lugar en junio próximo en Los Ángeles, California, y donde en principio México plantea que EU extienda invitaciones a países considerados no democráticos por Washington, como Cuba, Venezuela y Nicaragua.
«El Presidente (López Obrador) propuso (en 2020) que en vez de la Organización de Estados Americanos… fuésemos más hacia la que es hoy la Unión Europea. No de un día para otro, pero que camináramos hacia allá.
«La Cumbre de las Américas nosotros la vemos como una oportunidad para empezar a caminar en esa dirección. Y sería una muy mala señal que la primera reunión sea que algunos no vayan. Sobre todo tomando en cuenta que en la última que hubo sí estuvo Cuba, en 2015… lo mismo Venezuela», dijo Ebrard en su conferencia de prensa en la Embajada de México en EU.
Desde principios de año, funcionarios estadounidenses han expresado su rechazo a permitir que naciones consideradas no democráticas sean invitadas a la Cumbre de las Américas, y en días pasados un alto funcionario del Departamento de Estado confirmó que tales invitaciones no llegarían a esos países.
Además de sus encuentros Mayorkas y el Secretario de Estado, Anthony Blinken, Ebrard acudió a la Casa Blanca, donde conversó con el Consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

¡Participa con tu opinión!