Antonio Baranda y Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador señaló ayer que hay quienes se oponen a legalizar la militarización de la Guardia Nacional, pero al mismo tiempo buscan colaboración de Sedena y Marina para seguridad pública, lo cuál consideró como doble discurso e hipocresía.
El Mandatario se dijo sorprendido por el silencio de los Gobernadores que avalan y solicitan la presencia de los militares para apoyar la seguridad en sus estados, y celebró la aprobación de la iniciativa del PRI que prolonga la presencia militar hasta 2028.
Asimismo, llamó a los legisladores y en particular a los senadores -que tendrán que discutir la minuta aprobada el miércoles pasado en la Cámara de Diputados- para que se aparten de lo que llamó «politiquería» y piensen en el futuro del País.
«Celebro la actitud de los legisladores y ojalá y los senadores actúen de la misma manera, que hagan a un lado la politiquería, las banderías partidistas y pongan por delante el interés de la gente, del pueblo, el que haya seguridad, paz, además que no sean hipócritas», expresó en la conferencia matutina.
«Porque hay estados, 19 estados, en donde al día de hoy hay más elementos de la Guardia Nacional y de la Defensa y Marina, que policías municipales y estatales, y me llama la atención que los Gobernadores no den su punto de vista. De los que votan en contra, cómo es ese doble discurso, a ver, apiádame con elementos de la Defensa, de la Marina, ahhh, pero no quiero que sea legal».
Interrogado sobre un eventual acuerdo con el PRI en el futuro, a raíz de lo sucedido en la Cámara de Diputados, López Obrador se dijo abierto a fomentar las coincidencias con ese u otro partido político.
«Sí, el PRI o el PAN o cualquier partido», contestó.
«No quiero usar la palabra sumar, ni siquiera adherir , sino (si) se dan coincidencias para beneficio del pueblo, son bienvenidas todas las alianzas. Nosotros no nos vamos a aliar con quienes se opongan al bienestar del pueblo».
Desde Palacio Nacional, el Mandatario hizo referencia también al hecho de que dejará el cargo dentro de dos años y que la reforma aprobada esta semana, para él no es militarizar, sino dejar a su sucesor o sucesora, un camino para enfrentar el problema de la violencia.
«Yo termino en dos años. Lo que estoy haciendo es que los que me van a sustituir –sea un hombre o una mujer–, pues no lleguen sin elementos para enfrentar el problema de la violencia, que como se arraigó mucho nos está llevando tiempo enfrentarlo porque no se atendieron las causas», apuntó.
Al reiterar su defensa de la Guardia Nacional ligada a las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina, volvió a hacer referencia a cuerpos similares que hay , dijo, en países como España, Francia o Italia.