Tal y como no sucedía desde hace seis años, la presa de San Blas ubicada en la comunidad de Pabellón de Hidalgo, perteneciente al municipio de Rincón Romos, comenzó a verter agua debido a que las lluvias constantes en la presente temporada han permitido su recuperación a su máxima capacidad. Lo anterior provocó que el río San Blas, viera crecido su caudal, alertando a las autoridades de los tres niveles de Gobierno, que realizaron el desalojo de al menos tres familias habitantes de la zona colindante al río, debido al peligro que existía.

Alrededor de las siete de la mañana de ayer, los habitantes de aquella comunidad fueron alertados por la campana del templo, que repicaba a gran escala para solicitarles se mantuvieran atentos ante el crecimiento del río. A la par, los cuerpos de emergencia se activaron participando Guardia Nacional, Ejército Mexicano, además de Protección Civil, elementos de la Policía Estatal, Municipal, Conagua y de Desarrollo Social del Estado.

Al comenzar con la valoración del peligro, las autoridades determinaron que era necesario desalojar a un total de 14 personas habitantes de tres viviendas, donde el agua alcanzó a ingresar a las mismas, afectando incluso diversos muebles. El alcalde de Rincón de Romos, Jesús Prieto, detalló que en cuanto se supo de los hechos, giró instrucciones para apoyar a las personas quienes recibirán el apoyo necesario, incluso se han dispuesto de refugios temporales para que en caso de que las lluvias continúen y el nivel del agua vuelva crecer, puedan ponerse a salvo.

 

“Activamos lo correspondiente desde que tuvimos conocimiento de los hechos esperando disminuir los riesgos para las familias que aquí habitan, hemos trabajado de manera coordinada con otras dependencias y seguiremos así mientras sea necesario”, indicó.

Por su parte, el señor Hugo, una de las personas desalojadas que ha estado viviendo a metros del río San Blas durante los últimos 50 años, detalló como anormal el crecimiento de la corriente, recordando que fue en el 2015 cuando por las mismas causas perdió parte importante de su patrimonio. “En esa ocasión no me di cuenta porque estaba dormido y cuando desperté estaba todo inundado, en esta vez sí me alcance a dar cuenta y logré salir con mi familia esperando el apoyo”, expresó.

Finalmente, Enrique Barba detalló que como parte del apoyo del Estado por medio de Desarrollo Social, bajo indicación del gobernador Martín Orozco, se estará al pendiente de las necesidades que enfrenten los habitantes de aquella zona, a quienes se les apoyará con todo lo posible para recuperar parte de su patrimonio. En tanto Conagua y Protección Civil seguirán con la vigilancia sobre el comportamiento de las presas.