Rolando Chacón
Agencia Reforma

DEL RIO, Texas, EU.- En medio de la crisis migratoria por las oleadas sin precedente de haitianos que llegan a esta ciudad texana y que sumaban ya más de 12 mil, el Gobierno de Estados Unidos respondió ayer cerrando el puente internacional y anunciando deportaciones masivas.
Desde el lunes, una avalancha de haitianos, entre ellos familias con niños y embarazadas, ha arribado a Del Rio, ciudad fronteriza con Acuña, Coahuila, para pedir asilo a las autoridades estadounidenses.
El Alcalde texano Bruno Lozano ha calificado la situación de insostenible y ha señalado el dramático incremento de los extranjeros, que el lunes eran apenas mil y que ayer superaban los 12 mil, los cuales fueron hacinados en los bajos del puente Del Rio-Acuña.
«Ayer (jueves) en la mañana había 8 mil 200 esperando en la línea para ser detenidos (y pedir asilo) y al caer la noche teníamos 10 mil 500», narró Lozano.
«A las 8:00 de la mañana (de ayer) teníamos a 12 mil 155 personas esperando ser detenidas, un tercio de la población de Del Rio, Texas, esperando debajo del puente internacional.
«Esto no es sostenible ni aceptable», afirmó.
En reacción, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) anunció el cierre de los cruces entre Acuña y Del Rio.
«Existen rumores, que no puedo confirmar ni negar, pero podría ser que esta gente, que ahora está bajo el puente, suba al puente organice una estampida para entrar a Estados Unidos. También está el riesgo de que pongan una bomba», dijo Lozano.
Ahora, todos los cruces se deberán hacer por el puente que une a Eagle Pass, Texas, con Piedras Negras, Coahuila.
Anoche, una fuente del Gobierno de Estados Unidos, encabezado por Joe Biden, informó a la agencia de noticias AP que planean la deportación a gran escala de haitianos que se encuentran en Del Rio.
La medida representa un giro de 180 grados de la reciente política de Biden que consideraba a los haitianos un grupo vulnerable y había facilitado su asilo.
Hasta el 31 de agosto, por ejemplo, más de 2 mil haitianos cruzaron por Matamoros, Tamaulipas, donde se habían brindado facilidades.
En Del Rio también se habría dado apoyo a estos extranjeros que huyen de su país afectado por la pobreza, la violencia política y criminal, y los desastres naturales.
Los haitianos llegan a México desde Centroamérica y entran por Tapachula, Chiapas, desde donde inician su camino hacia el norte del País.
De acuerdo con AP, serán entre cinco y ocho vuelos diarios de deportación, que llegarán a Haití, una medida que se había resistido a aplicar Biden.
San Antonio, Texas, podría ser uno de los puntos de salida, añadió la fuente estadounidense.
En tanto, las autoridades de Del Rio solicitaron una declaratoria de emergencia para acceder a recursos estatales y federales para atender la emergencia.
Los migrantes han formado campamentos improvisados y deambulan entre México y Estados Unidos pidiendo comida, al tiempo que ya se reportan algunos contagios de Covid-19 y al menos dos partos.