Durante la Misa de las Rosas, concelebración principal de los festejos en honor a la Virgen de Guadalupe -Madre de los mexicanos-, se hizo oración especial para pedir la pronta designación del Obispo de la Diócesis de Aguascalientes, a casi un año del fallecimiento de quien fuera el jerarca de la Iglesia católica en la entidad, José María de la Torre Martín; no se dejó de pedir por el descanso eterno de fallecidos, fieles en vida, enfermos y sanos.

La misa fue presidida por el administrador diocesano, Juan Gabriel Rodríguez Campos, quien ante los asistentes que abarrotaron el Santuario de Guadalupe, externó que para los mexicanos el 12 de diciembre tiene características particulares: “es cierto que la Virgen de Guadalupe ha sido nombrada Emperatriz de América, pero somos privilegiados, porque ella vino a México para quedarse con nosotros y ella es nuestra reina, nuestra madre”.

Entre los asistentes fue notoria la presencia del gobernador Martín Orozco Sandoval y el alcalde Leonardo Montañez Castro, ante lo que el párroco Carlos Alberto García Zavala -Padre Gandhi-, expresó sería un signo de unidad, de comunión y fraternidad para el estado, para la ciudad, “es un mensaje de esperanza también para todos, que es posible trabajar juntos, en unidad, en fraternidad”.

Durante la homilía, el administrador diocesano refirió que en la Sagrada Escritura es de llamar la atención que cuando Dios se encuentra con alguna persona, la cita en un monte, en un lugar elevado y de ello hay varios testimonios, igual que la Virgen de Guadalupe eligió para encontrarse con Juan Diego.

Para los mexicanos, dijo, pensar en el hecho Guadalupano es pensar en un acontecimiento ocurrido en el monte del Tepeyac, “pensamos en María que vino a encontrarse con el hombre mexicano, pero que viene no por ella o que quiera ser la protagonista de un evento, sino llegó para traer a Jesús”.

¡Participa con tu opinión!