Persiste la falta de citas en el Servicio de Administración Tributaria para la realización de diversos trámites, lo que complica la presentación de la declaración anual para muchos contribuyentes, señaló el ex presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, José Alfredo Franco Hernández.
El especialista comentó que cumplir con la presentación de la declaración anual ante las nuevas disposiciones del SAT se ha vuelto toda una odisea para muchos contribuyentes que deben tener a la mano su contraseña y firma electrónica y quienes no cuentan con ambas herramientas deben tramitarlas con tiempo, dado que sigue el problema de las citas ante dicha instancia, ya que no están al 100% disponibles en la plataforma, “porque pides una cita y no la puedes gestionar de inmediato. Cambiaron el sistema de las citas desde el pasado mes de octubre y no está bien configurado, trae errores”.
Indicó que esto no es sólo para la renovación de la e.firma, sino para todos los trámites en general en que no hay citas. Estableció que esta problemática se agudizó desde el inicio de la pandemia y aunque en la actualidad ya laboran con normalidad en la Secretaría de Hacienda no se dan abasto y hay un desfase importante en la asignación de citas, lo cual se acentuó con otros trámites como el alta al RFC para los mayores de 18 años y la eliminación de la subcontratación laboral, por lo que mucha gente que estaba independiente ahora tiene que estar como asalariado y deben acudir al SAT. “Generaron nuevas reglas este año que implican que más personas requieran de sus servicios. No fueron estratégicos en esa parte, les faltó más planeación en estas últimas reformas”.
Por todo lo anterior, consideró que este año ha sido de un caos fiscal, dado que también el SAT asigna regímenes al azar a los contribuyentes aunque no les toquen, de acuerdo con lo que dice su sistema informático, lo que genera muchas indefiniciones, mayor fiscalización y mucha incertidumbre porque más que soportarse en la reforma fiscal, en una ley o reglamento, se están basando en los formatos para obligar a que los contribuyentes paguen lo que el SAT dice, lo cual va en contra de los principios constitucionales que nos rigen, donde se supone que el contribuyente tiene el beneficio de autodeterminar sus impuestos y en caso de que se determinen mal, el SAT los corrige, “pero es tal la necesidad económica que la autoridad está obligando a pagar lo que ellos dicen, lo que hace que Prodecon de aclaraciones y mientras el SAT está cobrando más”.

¡Participa con tu opinión!