Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con la reapertura de actividades económicas, las solicitudes de incapacidad por enfermedades respiratorias en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se dispararon en junio, principalmente en las industrias automotriz y construcción.
Al cierre de junio se registraron alrededor de 30 mil incapacidades semanales por enfermedades respiratorias, de las cuales 2 mil correspondieron al sector automotor y 2 mil al de construcción, aseguró Mauricio Hernández Ávila, director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS.
En entrevista, el directivo dijo que ambas actividades apenas registraban una cuarta parte del total actual de incapacidades, sobre todo durante la temporada invernal.
“Ahora, que tenemos una tendencia baja, estamos muy por arriba de lo que veríamos en una época invernal; nos indica que hay una gran actividad y que van en aumento, no se están estabilizando”, advirtió Hernández Ávila.
“Lo que nos dicen los datos es que está habiendo contagios y necesitamos que las empresas realmente implementen las medidas que están en los lineamientos”, añadió.
En una circular del 3 de abril de 2020, el IMSS dijo que el Covid-19 podría clasificarse como enfermedad de trabajo cuando el empleado estuvo expuesto por sus funciones a contraer el virus.
Lo anterior aplicará para el personal de salud y para quienes laboran en actividades declaradas como esenciales en la emergencia, así como a casos clasificados como sospechosos y confirmados, según la circular.
Hernández Ávila expresó que en el caso del sector construcción registraba 760 mil trabajadores activos al cierre de junio y el automotor 1.3 millones, pero cada una aporta la misma cantidad de enfermedades respiratorias por semana.
En enero-junio, el IMSS contabilizó 82 mil casos de Covid-19, entre confirmaciones y sospechosos, en todas las industrias. Pero sólo entre abril y junio se registraron 300 mil trabajadores con afecciones respiratorias.
Reconoció que otros segmentos, como tiendas departamentales, autotransporte y servicios médicos, que no pararon en la cuarentena, son los que más han contribuido en el registro de incapacidades.
“La expectativa es que seguirá subiendo y estamos preocupados. Esto se puede explicar porque ahora la población asegurada que había estado resguardada en casa, porque tenía su salario garantizado y no tenía que salir a trabajar, está saliendo para reincorporarse a sus trabajos y estamos viendo este incremento en la población asegurada”, puntualizó.
Añadió que el gasto por incapacidades por enfermedades respiratorias podría aumentar entre 5 y 10 por ciento.
No hay una cifra de incapacidades para determinar el cierre de las industrias, pues ello depende más bien de la disponibilidad de camas en hospitales, explicó, por lo que es fundamental hacer un regreso ordenado y apegado a los lineamientos para evitar una nueva suspensión.
Este miércoles reinician actividades de manera parcial centros comerciales de la Ciudad de México, en tanto que hoteles y restaurantes ofrecen servicio a 30 por ciento desde el fin de semana.