Especialistas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes desarrollan un sistema de trampeo que disminuye las poblaciones del insecto “picudo” de la guayaba en el municipio de Calvillo a partir de feromonas. Con estas sustancias, buscan dirigir y retener el efecto que esta especie tiene sobre el fruto.
Felipe Tafoya Rangel, profesor investigador del Departamento de Biología del Centro de Ciencias Básicas, espera que en los próximos años esta trampa sea una alternativa disponible para los productores y forme parte del manejo integrado de plagas, con la ventaja de disminuir el impacto ambiental por el uso de agroquímicos en la región.
Tafoya Rangel señaló que el uso de plaguicidas de manera habitual puede ocasionar una serie de efectos adversos, como que el insecto desarrolle resistencia. Si bien estos son aplicados en áreas de producción, éstos pueden alojarse en el suelo o pasar a los cuerpos de agua.
Subrayó que la guayaba es el producto frutícola más importante del estado de Aguascalientes, y su potencial económico para la región del municipio de Calvillo es de la mayor importancia. El Investigador explicó que mediante una trampa tipo pirámide, en cuya parte superior se coloca un producto de origen natural, se atrae y retiene a los insectos.

El picudo de la guayaba (Conotrachelus dimidiatus) es un insecto plaga de la familia Curculionidae -mejor conocido como escarabajo-, que suele presentarse en estos cultivos, lo que genera efectos nocivos en la producción del fruto.