Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En su iniciativa de reforma constitucional en materia de energía, el Presidente Andrés Manuel López Obrador propuso ayer a la Cámara de Diputados eliminar a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) porque «acotan» las funciones de la CFE.
Según el Mandatario, ambos órganos fueron creados gracias a la reforma de 2013, con la finalidad de sustraer al Estado decisiones fundamentales y dejarlas en manos de organismos que no son políticamente responsables.
«La Comisión Reguladora de Energía quedó con las funciones fundamentales del sistema eléctrico: regulación, otorgamiento de permisos de generación, tarifas de porteo de transmisión y distribución», criticó.
«Este sistema vulnera la responsabilidad del Estado, por lo que debe desaparecer para restituir dichas funciones al Estado por conducto de la Secretaría de Energía».
En el Tercer Transitorio de la iniciativa, el Presidente planteó que ambos órganos reguladores coordinados serán suprimidos y, tanto sus funciones como sus atribuciones se incorporen a la dependencia que encabeza Rocío Nahle.
El Secretario de Gobernación, Adán Augusto Gómez, consideró que esas estructuras deben desaparecer, ya que operan para beneficiar a particulares.
«Desaparecen dos organismos que habían sido creados para acotar las funciones de la CFE y beneficiar a los productores privados», dijo.
Desde que inició su Administración, López Obrador ha cuestionado la existencia de los órganos reguladores y no solo en el sector energético.
Sin embargo, ha aprovechado el relevo de comisionados –algunos por presiones y otros por plazos legales– para colocar a personajes cercanos a su proyecto.