Iris Velázquez y Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Mujeres de los sectores educativo, empresarial, servicios y público, así como amas de casa, comerciantes, sexoservidoras, figuras públicas y trabajadoras independientes anunciaron su integración al paro nacional de este 9 de marzo.
Convocado ante una nueva ola de feminicidios en México, el “Un día sin nosotras” busca visibilizar la importancia de las mujeres en la sociedad para que, tras la reflexión, se garanticen condiciones de seguridad y cese la violencia de género.
Este acontecimiento sin precedentes en México, toma como ejemplo el paro que se registró en Islandia en 1975 en demanda de igualdad y al que se le atribuyen logros como que una mujer haya llegado a la presidencia.
Las instrucciones para las mexicanas que deseen sumarse son no acudir a las escuelas, al trabajo, al gimnasio, a los bancos, no pagar servicios, tampoco hacer compras ni cargar gasolina ni usar medios de transporte público.
También se propone realizar un “apagón digital” para no generar ni un solo peso, es decir, no conectarse a redes sociales, ni utilizar plataformas de videos o música y usar el teléfono sólo en casos de emergencia.
Organismos empresariales estiman que la jornada tendría un impacto de hasta 35 mil millones de pesos en la economía.
Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex, estimó que el paro de las trabajadoras tendría un costo de 25 mil 500 millones de pesos, pero si se le suma el trabajo no remunerado, que se refiere a las actividades del hogar, éste llegaría a 35 mil millones de pesos.