Andrea Ahedo Tellez 
Agencia Reforma

CDMX.- Máscaras, colas de rata, una mano mutilada, cráneos y maniquíes de homicidas permanecieron afuera del Museo de la Policía, en la Colonia Centro de la Alcaldía Cuauhtémoc por un desalojo del lugar.

Era la escena de un desalojo de la exposición de Asesinos Seriales y Vampiros que obligaba a los caminantes y a los automovilistas a detenerse unos minutos para asegurarse que lo que estaban viendo era real.

Los bancos, cartulinas, sillas y las réplicas de tamaño humano fueron apilados desde la tarde ya que según informó la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se había terminado el contrato con la organización encargada de dichas exposiciones.

Primero hubo un operativo al exterior del inmueble y policías se colocaron alrededor con escudos antimotín. Después abandonaron la zona y se quedó la utilería con el resguardo de apenas algunos uniformados.

Ante la curiosidad constante de los ciudadanos, la SSC emitió un comunicado para explicar que el espacio donde se exponían diversas temáticas será utilizado para un «Centro Cultural Policial».

«Por ello se solicitó la desocupación del espacio ocupado por la asociación Cantini & Terzani A.C., en las instalaciones del inmueble denominado «Museo del Policía»…

«La acción se dio después de haber celebrado y fenecido la vigencia de un año de un Convenio de Concertación de Acciones, a efecto de llevar a cabo el montaje, puesta en marcha y operación de exposiciones culturales», detalló.

Sin embargo, esta versión oficial fue contradicha por la directora de las exposiciones, Sandra Reyes Rodríguez, quien se presentó alrededor de las 21:00 horas en el Museo.

Según explicó, se les hizo una notificación por parte de la Alcaldía para el desalojo del espacio; sin embargo, aseguró que no es válido porque no está formado por un Juez.

Las exposiciones en el Museo del Policía iniciaron desde hace más de 10 años, pero en una sola tarde de permanecer en la vía pública aglutinaron un decenas de visitantes.