Una bomba de tiempo los 50 kilómetros de drenaje a cielo abierto que tiene la ciudad de Aguascalientes. El ecologista Gerardo Ortega de León, señaló que puede representar un riesgo para la sustentabilidad ambiental y originar un grave problema de contaminación los drenajes a cielo abierto, como lo es el río San Pedro.
En este sentido, detalló que en la zona metropolitana los arroyos de San Nicolás y El Molino, reciben por más de 15 kilómetros descargas de aguas negras; en la misma situación se encuentra el río Morcinique, con una extensión de más de 5 kilómetros, y el río San Pedro, con más de 25 kilómetros de longitud en colindancia con zonas urbanizadas.
Gerardo Ortega refirió que en el caso particular del río San Pedro, en el costado poniente no cuenta con ningún tipo de infraestructura hidráulica, mientras que en el costado oriente, este drenaje cuenta con más de 25 años de antigüedad, por lo que ya se encuentre rebasado en su capacidad, e inclusive en algunos tramos la tubería presenta fracturas.
Sostuvo que esta es una situación muy seria, porque es una omisión en la que han incurrido los últimos gobiernos ante el crecimiento de la ciudad, y la contaminación en el río San Pedro va a verse agravada porque el plan de desarrollo establece que durante los próximos 25 años se van a urbanizar más de 4 mil hectáreas al poniente de la ciudad.
Por último, el ambientalista refirió que el crecimiento urbano hacia esta zona de la ciudad es irreversible, pues así está establecido en el Programa de Desarrollo Urbano 20-40, además es una plana y con pocas pendientes, ideal para la construcción de centros comerciales y fraccionamientos, y ya se están tramitando licencias para diversos proyectos, por lo que es necesario dotar de infraestructura hidráulica a estos afluentes.