A pesar de las medidas preventivas que ha llevado a cabo la Secretaría de Seguridad Pública del Estado en los diferentes municipios de la entidad, a fin de que la ciudadanía no sea víctima de los extorsionadores telefónicos, todavía mucha gente sigue cayendo en sus “garras” y pasan horas de auténtica angustia.
El pasado martes se registró otro intento de extorsión telefónica, que por fortuna fue evitado por los elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado en el municipio de Calvillo.
Fue un joven de 21 años de edad, vecino del municipio de Calvillo, quien reportó a los servicios de emergencias que había recibido varias llamadas telefónicas, donde le informaban que tenían privada de su libertad a su madre. Asimismo, le indicaron que si no pagaba 200 mil pesos, no la volverían a ver con vida.
Cuando esta persona trató de comunicarse con su progenitora de nombre María, de 51 años de edad, no pudo contactarla y al presumir que efectivamente estaba en manos de los delincuentes, decidió llamar a los servicios de emergencias para pedir ayuda.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, los uniformados le pidieron que ya no contestara las llamadas y que tampoco hiciera algún tipo de depósito, al tiempo que se dieron a la tarea de buscar a la mujer, quien horas más tarde fue encontrada en un hotel de la calle 5 de Mayo, en el municipio de Aguascalientes.
La señora manifestó que también a ella le habían hablado a su teléfono celular y la amenazaron con hacerle daño a toda su familia si no obedecía las instrucciones, por lo que por temor decidió hacer lo que le dijeron.

¡Participa con tu opinión!