Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Ante la baja de contagios en diversas entidades, éstas alistan la reconversión hospitalaria, por lo que los primeros en desactivarse serían las unidades temporales para la atención de pacientes con Covid-19.
En conferencia, José Luis Alomía, director general de Epidemiología, recordó que existe un lineamiento federal para dar continuidad de operaciones a los centros que tratan casos sospechosos o confirmados de SARS-CoV-2.
Especificó que a finales del año pasado se tuvo alrededor de mil 50 o mil 60 hospitales que se clasificaron como Covid.
Ante el panorama de descensos -como se ha observado en las últimas semanas-, comentó, se contempla esta acción, por ejemplo, en la Ciudad de México.
Entre los requisitos para ello, enlistó que la entidad esté en color amarillo o verde en el semáforo epidemiológico y recomendó que se conserve al menos el 30 por ciento de la capacidad hospitalaria para eventuales casos. En rojo y naranja, acotó, se debería mantener en operación el total de camas destinadas a ello.
Este ejercicio, apuntó Alomía, se realizará en cada una de las entidades a partir de sus servicios estatales de salud y de las instituciones como el IMSS, ISSSTE, Sedena y Semar.
Indicó que aunque no hay una recomendación específica para tipos de unidades, los primeros que podrían empezar a desactivarse, serían los hospitales temporales como el Centro Banamex, o el Hospital inflable de Hidalgo.
“Se activaron áreas que no necesariamente fueron hospitales y entonces a través de ellos se pudo incrementar y expandir la capacidad de atención. Son precisamente estas áreas las que primero empezarían a, vamos a decir, a desactivarse, ya que lo que se asegura es que se mantenga la capacidad en unidades médicas”, informó.