Miguel Ángel González Castillo 
Agencia Reforma

MONTERREY, México.- Con la pasión en su interpretación y lo férreo de su voz, Mon Laferte desgarró el alma y el sentimiento en una noche de entrega total. Junto a ocho músicos uniformados con trajes blancos, la chilena hizo gala de un derroche de melancolía y dulce amor. Desde su aparición en escena, a las 21:20 horas, en el Auditorio Citibanamex, el fuego de su canto hizo arder a los 6 mil espectadores (cifra oficial) que la arroparon de aplausos. De amor y de dolor, las canciones de la cantautora de 39 años fueron el hechizo que dominó la atmósfera y las voluntades de los presentes, que se rindieron a sus pies.