Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-A México no solo lo amenaza una nueva variante de Covid-19, también síntomas de depresión u otras afectaciones mentales, como la ansiedad, que pueden afectar el desempeño de las personas en su trabajo y hasta la productividad laboral, según estudios y expertos.
Cuando el problema no es atendido, el ausentismo o laza en accidentes laborales son evidentes, advierten.
Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), advirtió que el Covid ha dejado un impacto negativo en la salud mental de los mexicanos, ya que la prevalencia de la depresión fue nueve veces más alta en 2020, comparado con 2019.
El nivel pre pandemia de depresión o los síntomas de depresión era de 3 por ciento de la población, pero en 2020 (último dato disponible), creció hasta 28 por ciento.
El promedio de los países de la OCDE era de 7.5 por ciento de la población previo a la pandemia, pero creció a 21.9 por ciento, el año pasado.
Además, México está clasificado como el país con el mayor exceso de mortalidad entre las naciones que conforman el organismo internacional.
«Al 1 de noviembre, más de 3.8 millones de infecciones por Covid-19 y casi 290 mil muertes por el virus habían sido registradas. Las bajas tasas de pruebas ocultan el impacto total de la pandemia», afirmó la OCDE en el documento «Health at a Glance 2021».
Señaló que el peor impacto ha sido para aquellos que perdieron su empleo o tienen problemas económicos.
«Las personas que estaban desempleadas o que tenían dificultades financieras reportaron tasas más altas de ansiedad y depresión que la población en general durante la crisis de Covid-19, que es una tendencia anterior a la crisis, pero que parece haberse acelerado en algunos países», desta la OCDE.
Añade que la salud mental de los jóvenes también se afectó durante la pandemia y que la prevalencia de ansiedad y depresión aumentó drásticamente a finales de 2020 y principios de 2021.
En México, 49 por ciento de los jóvenes de entre 18 a 29 años consideran que los principales detonantes de estrés lo constituyen el ritmo de trabajo, el horario y el entorno laboral, según una encuesta aplicada por la Asociación de Internet y OCC Mundial. A grupos de edad mayores les afecta la posibilidad de la pérdida de empleo.
María Martínez, dirige una empresa de relaciones públicas y ha visto cómo algunos colaboradores sufren con múltiples tareas (trabajo a distancia, cuidado de la familia y escuela en línea de los hijos) lo que los ha llevado a reducir productividad o hasta renunciar a su empleo.
Para la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos, factores como estrés, ansiedad, depresión y fatiga, son síntomas que se han agravado de manera alarmante entre los colaboradores.
Y el temor ante el riesgo de contagio, inseguridad financiera y laboral, exceso de información y aislamiento hacen un coctel que favorece todos estos padecimientos.
«Después de 20 meses de incertidumbre, tristeza y pérdidas a causa de la Covid-19, el mundo sufre ya los estragos de una pandemia subyacente: la afectación a la salud mental», advirtió Mauricio Reynoso, director general de Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH).
Si no se atienden estos problemas hay alta rotación del personal, ausentismo, accidentes laborales y altos gastos médicos.
Sin embargo 50 por ciento de las empresas no realizan acciones para reducir el estrés laboral, concluyó el estudio de OCC Mundial y la Asociación de Internet.

¡Participa con tu opinión!