Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante tres años, Isela Rojas Olvera, esposa del Magistrado federal Guillermo del Castillo Vélez, trabajó con privilegios y un sueldo millonario en el mismo tribunal de Morelos del que su cónyuge forma parte, en un evidente acto de nepotismo denunciado ante el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).
Del 1 de junio de 2016 al 1 de agosto de 2019, Rojas se desempeñó como Secretaria de la Ponencia de la Magistrada Ana Luisa Mendoza Vázquez, integrante junto con del Castillo Vélez y David Rodríguez Matha, del Primer Tribunal Colegiado en Materias Penal y Administrativa del Decimoctavo Circuito con sede en Cuernavaca.
Como Secretaria de Ponencia, Rojas Olvera tenía asignado un salario de 114 mil 238 pesos, por lo que, durante los 38 meses que estuvo contratada, obtuvo ingresos por 4.3 millones de pesos.
La denuncia remitida al Presidente del CJF, Arturo Zaldívar, señala que Rojas gozó de privilegios, ya que le fueron encomendados asuntos que eran de mero trámite y la cantidad de sentencias que proyectó estuvieron muy por debajo de los otros secretarios.
En 2018 poor ejemplo, Rojas elaboró tres sentencias mientras que cada uno de sus compañeros secretarios proyectó 171 en promedio.
El 3 de julio la esposa del magistrado presentó su renuncia con efectos a partir del 1 de agosto, no obstante, se inscribió a una maestría en materia de Amparo impartida por el Instituto de la Judicatura Federal pese a que uno de los requisitos es tener un nombramiento vigente y realizar funciones jurisdiccionales.

¡Participa con tu opinión!