Silvia Licón Dávila, titular de la Secretaría de Bienestar en Aguascalientes, reconoció que han detectado casos de mal uso de recursos en el programa «La Escuela es Nuestra», especialmente en instituciones del municipio de la capital, cuyas denuncias fueron interpuestas ante la Fiscalía.
En conferencia de prensa, la funcionaria federal recordó que tan sólo este año 841 escuelas del estado han sido beneficiadas con este programa, con la dispersión de 347.5 millones de pesos destinados a mejorar la infraestructura educativa. Estas mejoras incluyen la construcción de velarías, cambio de baños, colocación de planchas de cemento, comedores, instalación de ventiladores y dispensadores de agua, entre otras acciones.
Reconoció que, aunque la mayoría de las escuelas han manejado los recursos de manera adecuada, algunos pocos casos han mostrado irregularidades. Se trata de 10 casos de mal uso del recurso por parte de personas que quieren tomar dinero que no les corresponde.
Recordó que los fondos del programa se entregan a una tesorera designada por la escuela, que trabaja en conjunto con un comité y el director para diagnosticar las necesidades de la institución y desarrollar un plan de trabajo, el cual es supervisado por los directores de la Secretaría de Bienestar, aunque sin injerencia directa en las decisiones específicas del uso del recurso.
Licón Dávila señaló que los casos de mal uso de fondos han sido remitidos a las autoridades correspondientes, en una acción en la que la delegación no puede intervenir judicialmente, si bien los comités deben presentar su denuncia ante la fiscalía. De los casos detectados, todos han sido judicializados, subrayó.
A pesar de estos problemas, enfatizó que la mayoría de las escuelas han utilizado los recursos de manera efectiva, transformando sus instalaciones y beneficiando a la comunidad.