El contralor del Estado, Arnoldo Hernández Gómez, reconoció el hartazgo de la gente cuando se habla de corrupción y no hay consecuencias; la gente quiere, con justa razón, que se castigue al funcionario que actúa indebidamente.

Señaló que cuando se pone fin a unas conductas, surgen otras; los infractores tratan de evadir la ley, buscan pasar desapercibidos del órgano de control, lo que obliga a ir un paso adelante para frenar y en su caso, castigar oportunamente las malas prácticas.

Afortunadamente, dijo, se han incrementado las denuncias ciudadanas, tan sólo en las últimas tres semanas se recibieron 60 y ya se investigan las conductas de los involucrados en presuntas irregularidades; además seis personas se acercaron a la dependencia y al dar más elementos, se acelera la investigación.

Especificó que ya se cerraron las investigaciones por las denuncias que previamente se hicieron contra el Registro Público de la Propiedad, Catastro y Coordinación de Movilidad; no hubo dinero de por medio, pero sí se trata de faltas administrativas graves; sólo resta que la Sala Administrativa del STJE emita su resolución y sean castigados los responsables.

Tras señalar que hay un cuello de botella en la Contraloría, porque dejaron un enorme rezago, más de mil expedientes sin resolver, aseguró que él y su equipo no heredarán investigaciones, todas se resolverán antes de que termine el sexenio; pero además va a haber sanciones contemporáneas, en la medida que se hacen las observaciones a la cuenta pública, se actúa en consecuencia.

Los expedientes citados corresponden a diversas dependencias, y del total, 340 asuntos se relacionan con la dependencia a su cargo.

En relación a las denuncias ciudadanas, se deben a irregularidades en el ISSEA, IEA, ISSSSPEA y otras dependencias.

Asimismo, habló de la importancia de que trabajen coordinadamente todas las instancias de lucha contra la corrupción, pues los esfuerzos aislados no dan resultados.

Precisó que el convenio que en su momento se firmó con la Unidad de Inteligencia Financiera, sigue vigente, pero no le han solicitado información.

Finalmente, insistió en que la lucha anticorrupción debe ser permanente, no dar tregua a los actos ilícitos.