MONTERREY, N.L.- Anoche, en su segundo concierto en el Estadio BBVA, Bad Bunny repitió la hazaña de reunir a otras 55 mil personas, según cifra oficial.
Pero aunque la mayoría disfrutó, cantó y perreó con el reguetonero, hubo quienes no tuvieron la misma suerte.
Algunos jóvenes llegaron a los dos Centros de Denuncia Móvil, instalados en el exterior del inmueble de los Rayados, para presentar supuestos casos de fraude que serían investigados por autoridades.
El de Carlo Jiménez, de 23 años, fue uno de ellos.
«Compré los boletos el día que salieron, en febrero, en la página oficial, y adquirimos tres boletos de 1,500 pesos cada uno.
«El correo de confirmación llegó al de un amigo mío, porque los compramos con la misma cuenta; él me lo reenvió, yo tenía mis tickets, pero al momento de llegar al estadio, él ya había entrado. Él usó mis entradas, él se llama Miguel Sánchez Muñoz», dijo Carlo Jiménez, quien presentó la denuncia ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León.
Otro caso se dio por personas que pese a la situación que se ha registrado con los boletos en los conciertos, siguen adquiriendo entradas en redes sociales.
De acuerdo a una fuente de la Fiscalía, en el primer concierto de Bad Bunny, el viernes, se registraron 18 denuncias de este tipo. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)