La población que forma parte de la comunidad LGBTQ+ se enfrenta a la discriminación laboral, lo que les ha orillado a emprender en algún oficio específico, como puede ser en el giro de la belleza en estéticas, por citar un ejemplo, y, en el peor de los casos, en la prostitución, pues las puertas de empresas donde se puedan desempeñar como empleados o como profesionistas, se les llegan a cerrar de tajo.

Así lo manifestó el diputado Juan Carlos Regalado Ugarte, quien refirió que, ante esta situación, es que buscará reunirse con dirigentes de los distintos organismos empresariales y comenzará con el Consejo Coordinador Empresarial, esperando tener la apertura para que las oportunidades de empleo no se distingan por una cuestión de género o preferencias sexuales.

Comentó que, de momento, se conoce la iniciativa promovida por la fracción perredista en el sentido de que haya un porcentaje de población con discapacidad que deba ser incorporada a la plantilla laboral de empresas privadas e instancias de gobierno, pero se ha dejado de lado a la población de la diversidad sexual, que también son personas vulnerables, social y económicamente.

Sobre el tema, refirió que, a partir de su arribo a la diputación, lo han visitado principalmente mujeres trans en las que, si bien tienen trabajo en algunas empresas, la discriminación que sufren es evidente, pues les tienen un baño especial para ellas; hay otros casos en que se les pide llevar una imagen masculina, aunque su identidad sea femenina, si es que quieren conservar su trabajo: “ésas son condiciones discriminatorias”.

Se trata de hechos que no pueden ser denunciados ante la Comisión de Derechos Humanos, pues, al ser empresas privadas en donde se cometen esos atropellos, se tiene que acudir a la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), en donde poco se avanza, toda vez que sólo emite recomendaciones no vinculatorias, es decir, “no pasa que les den un jalón de orejas a las empresas, que poco les importa”.

Por lo pronto, está preparando una agenda para visitar a dirigentes empresariales, insistió, para tratar este asunto que no debe ocurrir más en este tiempo, en donde, para elevar la productividad y calidad, se requiere de calidad de trabajadores y de profesionistas, que no se distingue por sus preferencias o identidad sexual.