Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Raúl González Alonso, denunció ayer que funcionarios del SAT en Aguascalientes se encuentran coludidos con gestores o “coyotes” que cobran hasta 2 mil pesos para ofrecer una cita de modo urgente a un contribuyente, lo cual debe frenarse de inmediato desde la autoridad hacendaria. Asimismo, señaló la deficiencia que presenta la oficina del SAT, donde las personas físicas o morales, en su desesperación, terminan por recurrir a las práctica “ilegal y desafortunada” de pagar por ser atendidos.
Durante la reunión mensual ordinaria del CCEA, el líder de los empresarios agregó que si el Servicio de Administración Tributaria no tiene la capacidad técnica, entonces que invierta para mejorar estos procesos, porque lo único que pide el ciudadano es “facúltame para pagarte impuestos”. Por lo anterior, pidió a la autoridad que otorgue las herramientas para ello. Ante esta situación, apuntó, no debería haber “Austeridad Republicana”.
Detalló que los tiempos para sacar citas pueden tardar uno o dos meses de modo directo con el organismo, pero si se tiene la necesidad de resolver un asunto hay quienes optan por acudir a los “coyotes” que incluso tienen una lista de precios de acuerdo con la urgencia de la cita que van de los 300 a los 2 mil pesos.
Los empresarios solicitaron el apoyo de la diputada federal por Aguascalientes En la sesión participó la diputada federal por Aguascalientes María Elena Pérez-Jaen Zermeño, a quien los empresarios pidieron apoyo para que se mejore la atención del SAT en Aguascalientes. Finalmente, González Alonso advirtió que es claro que funcionarios de la dependencia se encuentran coludidos con quienes consiguen citas con fechas prácticamente inmediatas, ante lo cual solicitó una investigación.

“Es un verdadero martirio conseguir una cita por los medios tradicionales y directos en la pagina del SAT. Esto, para hacer algún trámite que va desde lo sencillo hasta lo complejo. El Servicio de Administración Tributaria parece que no quiere cobrar contribuciones o lo que es peor que no nos deje facturar…” Raúl González, CCEA