Luis Pablo Segundo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Por primera vez en México y América Latina, Google y Apple fueron denunciados por prácticas monopólicas y desplazamiento anticompetitivo.
La denuncia fue interpuesta por el ex presidente de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), Mony de Swaan Addati, ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), tras ser rechazada primero por la Cofece, al considerar que sus tiendas de aplicaciones atentan contra creadores de contenidos y consumidores.
«Tanto Google como Apple tienen posiciones monopólicas en lo que se llama sistemas operativos y eso los trasladan en las tiendas de aplicaciones», dijo en entrevista.
De Swaan Addati explicó que Google y Apple, a través de sus tiendas virtuales Play Store y Apple Store, respectivamente, obligan a cualquier empresa o persona que utiliza sus plataformas a pagar comisiones por ello, además condicionan la relación usuario-empresa y realizan ventas atadas.
«Estas prácticas tienen a los desarrolladores de contenidos digitales de cabeza», expresó, tras precisar que se afecta a todas aquellas empresas que crean contenidos en todos los formatos existentes (texto, audio o video).
En la denuncia se específica que cuando se adquiere una aplicación, contenido o suscripción el usuario sólo puede utilizar sus sistemas de pago y al hacerlo cobran una comisión que va del 15 al 30 por ciento.
También limitan la oferta al bloquear el redireccionamiento de terceros servidores y se reservan la información de los consumidores.
IFT tiene 15 días para evaluar si inicia la investigación.

La denuncia presentada antes el IFT cuenta con los siguientes puntos:
1. Procesadores de pago. Una vez que adquieres cualquier aplicación, contenido o suscripción el usuario debe realizar el pago correspondiente a través del sistema de pago de las propias empresas de forma obligatoria.
2. Te obligan a utilizar su procesador de pago y cobran una comisión por ello. En suscripciones por ejemplo cobran 15 por ciento (al pagar) y en compras te cobran el 30 por ciento.
3. Sin opción a otras ofertas. Los usuarios no tienen opción de conocer qué otras opciones de compra existen en el mercado; pues los gigantes tecnológicos bloquean el redireccionamiento de terceros servidores.
4. Reservan información privada. Los usuarios al estar en una relación forzada, las plataformas se apropian de todos los datos particulares de los clientes.

Originalmente la denuncia fue presentada ante la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) el 15 de julio pasado y fue rechazada, Swaan Addati presentó el caso ante el IFT.
Una vez en manos del IFT, el regulador tiene 15 días para evaluar el caso de prevención de competencia económica y decidir si se realiza la investigación en contra de los gigantes tecnológicos, explicó.
Como en todos los casos de competencia económica, será el propio IFT el encargado de responder en 120 días hábiles, posterior a la prevención, para decir que procede con la investigación.
«No hay un plazo establecido en ley, pero yo creería que hay suficientes antecedentes internacionales como para que el IFT se haga de experiencia y resuelva en competencia», comentó.
Expresó que, en otras partes del mundo estas prácticas son objeto de investigación, resolución o legislación, dependiendo cada caso.
Solo en Europa: Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda ya han iniciado investigaciones; en tanto en Corea del Sur el tema ya es un asunto de carácter legislativo.
De este lado del continente, estás prácticas anticompetitivas ya fueron denunciadas ante el Comité de Competencia del Congreso de Estados Unidos, con una investigación en manos de los fiscales generales.
«Es difícil que encontremos una cuantificación», debido a la cantidad de usuarios que existen en estas plataformas digitales y por que son muchas las empresas y aplicaciones que ofrecen toda clase de contenidos de audio, video, entretenimiento.