Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los candidatos que ya habían sido reprobados no pasaron un segundo examen.
El pleno del Senado bateó ayer las ternas que reenvió el Presidente Andrés Manuel López Obrador para integrar la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
La oposición no dio su brazo a torcer e impidió, después de una acalorada sesión, que alguno de los 12 aspirantes llegara al seno del órgano regulador.
En manos del morenista Martí Batres, la mesa directiva alborotó la sesión cuando notificó al pleno que se votaría la elección o rechazo de los perfiles.
Las bancadas de PAN, PRI, MC y PRD daban por hecho que el asunto se desahogaría hasta el jueves.
El panista Damián Zepeda había exigido a Batres que comunicara al pleno si aceptaba o no controvertir ante la Corte el envío del segundo paquete con las impugnadas ternas.
Explicó el legislador de Morena que un equipo de abogados ya analizaba esa petición, pero los panistas presionaron y Batres se vio forzado a abrir la votación, aunque el pleno finalmente votó en contra.
Cuando la oposición protestó por la inclusión del tema de las ternas en el orden del día, Batres alegó que estaba en sus funciones decidir el desahogo de algún asunto, a petición de la Junta de Coordinación Política.
Pero las cosas se le enredaron cuando el emecista Dante Delgado objetó el procedimiento y puso en duda la autenticidad de una de las firmas del acuerdo de la Junta de Coordinación Política: la de la chiapaneca Sasil de León.
“Usted dice que está la firma de la senadora Sasil pero no está presente. Si se apega a la legalidad, quiero que se verifique ahorita, porque yo sí pongo en duda su comportamiento. Está actuando al margen de los procedimientos reglamentarios, los manipula”, reclamó Delgado.
Batres le aclaró al veracruzano que la coordinadora de la bancada del PES debía corroborar la autenticidad de su firma.
Eunice Romo, senadora de Encuentro Social, dijo en tribuna que no podía permitir que se levantara “un falso” a su compañera, que en ese momento no estaba en la sesión.
“Todos tenemos derecho a enfermarnos y ratifico la firma de mi compañera”, expresó.
Kenia López, del PAN, exhibió copia del oficio que había presentado Batres, y aseguró que la firma de Sasil era “absolutamente distinta” a la que había emitido en otro documento.
“Se tiene que evidenciar, porque no puede ser que estemos en un desaseo parlamentario de este tamaño, señor presidente, no estoy diciendo que sea usted, pero hay alguien responsable de este desaseo”, reclamó.
Batres se lavó las manos, pues, dijo, la presidencia sólo recibe los documentos de las comisiones y de los órganos de gobierno.
“Solo la autora de la firma puede determinar su autenticidad. El pleno ya ha determinado los asuntos que va a discutir”, indicó.
Luego vendría la votación que volvió a reprobar a los 12 candidatos.

‘Están difamando’
Sasil de León confirmó que el acuerdo lo suscribió el martes por la noche.
“(Lo firmé) en la noche, a la hora que salí de aquí. 7:30, 8:00 de la noche. O sea, no sé con exactitud”, indicó en conferencia.
“El documento se generó ayer (martes) en la noche en la Jucopo, lo firmé ayer, yo no estaba aquí temprano por un tema de salud, y lo avisé, y con la responsabilidad de llegar a la sesión a la una de la tarde”, dijo.
De León no dejó claro si aceptaría someter su firma a un peritaje, pero adelantó que se defenderá de lo que calificó como difamación.
“Legalmente sí voy a proceder, porque están difamando mi persona y mi actuar como senadora”, dijo.