Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tres candidatos a gubernaturas fueron denunciados por Morena ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales por la compra del voto con la promoción de tarjetas.
Se trata de los panistas Mauricio Kuri, en Querétaro, y Francisco Pelayo, en Baja California Sur, así como del priista Mario Zamora, en Sinaloa, los dos primeros punteros en las encuestas, y el tercero cercano del morenista Rubén Rocha.
El representante de Morena, Sergio Gutiérrez, también denunció al Gobernador priista Quirino Ordaz, a quien acusa de generar inequidad en la contienda electoral para favorecer a Zamora, con la entrega de la tarjeta “Puro Sinaloa”.
En la denuncia se detalla que el año pasado en Sinaloa se distribuyeron un millón 600 mil tarjetas con saldo de 350 pesos cada una, y en lo que va del 2021 su tiraje aumentó a 4 millones, con 200 pesos, por lo que es clara la intención del Mandatario de Sinaloa de favorecer a su candidato.
El Gobierno estatal, asegura, destinó 800 millones de pesos para dicho apoyo social.
A Zamora, candidato de la coalición PRI-PAN-PRD a la gubernatura de Sinaloa, se le acusa de crear padrones de beneficiarios integrados por mujeres, jefas de familia y adultas mayores a quienes, apunta sin dar más detalles, se les entregarán las tarjetas “Contigo”, “Unidos Contigo” y “Puro Sinaloa”.
Mientras que a Kuri se le acusa de ofrecer mil 500 pesos a cambio del voto, a través de la tarjeta “Contigo”.
Y Pelayo, afirman, condiciona el voto con la tarjeta “Unidos Contigo”, sin revelar detalles del plástico ni cómo coacciona el sufragio de los electores.
“Ambos candidatos están solicitando votos a cambio de una promesa de dinero que entregarán mediante dichas tarjetas si resultan electos, lo cual atenta contra el Estado democrático de derecho, al aprovecharse de las personas en estado de vulnerabilidad y constituye un delito en términos del artículo 7 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales”, se refiere en la denuncia.
Dicho artículo establece que se impondrán de 50 a 100 días de multa y de 6 meses a 3 años de prisión a quien “solicite votos por paga, promesa de dinero u otra contraprestación”.
Gutiérrez argumenta que recurren directamente ante la Fiscalía porque en el INE “los consejeros están dormidos” y no hacen nada.
“Lorenzo Córdova y Ciro Murayama solapan a la Oposición, por eso recurrimos a la Fiscalía para que aplique todo el rigor de la ley y castigue los fraudes electorales que se están cometiendo en esos estados”, justifica.