Érika Hernández 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Comenzaba la sesión del Consejo General del Instituto Nacional Electoral cuando, vía remota, se escuchó el grito del consejero Uuc-Kib Espadas: “¡Déjame pensar, no le hagas nada a mi hermana!”.

En ese momento hablaba la consejera Adriana Favela sobre la afiliación indebida de los partidos, por lo que con rostro asustado respondió: “¿Qué es eso? Creo que Uuc-Kib tiene problemas”.

La sesión del Consejo es híbrida, presencial y virtual, por lo que el consejero seguía la discusión desde su casa.

Durante casi dos horas, de las cuatro que duró la sesión, se desconectó.

Esta noche, el órgano electoral informó que Espadas fue víctima de un intento de extorsión, e interpuso la denuncia, por lo que los consejeros condenaron el hecho y le dieron su solidaridad.

“El consejero reportó que el intento de extorsión no prosperó y, gracias a la oportuna actuación de las autoridades del estado de Yucatán, donde radica, pudo confirmar que sus familiares se encontraban a salvo”, dijo el INE.