Antonio Baranda
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador acusó vileza y chicanadas del Gobierno de Texas luego de las inspecciones adicionales a los camiones que entran desde México en un intento de evitar la migración ilegal y el contrabando de personas.

«(Estas medidas) son totalmente contrarias al libre comercio, les diría que son como chicanadas de parte del Gobierno de Texas. Legalmente lo pueden hacer pero es muy vil. Ese proceder lo pueden hacer legalmente por que pueden decidir de que va a haber revisión de frenos de los tráileres y revisan todos los frenos y se tardan una hora, dos horas, tres horas y bloquean el paso», comentó López Obrador.

Estas medidas de la seguridad fronteriza fueron implementadas recientemente por el Gobernador republicano Greg Abbott.

Después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) anunciaran que la autoridad del Título 42 llegará a su fin a finales de mayo, Abbott comenzó a inspeccionar vehículos comerciales además de las revisiones independientes de la CBP, lo que provocó demoras significativas y la indignación de sus aliados.

Sin embargo, el Gobernador texano retiró por completo las inspecciones tras anunciar acuerdos de seguridad fronteriza con Gobernadores de los estados de la frontera norte de México, pero dijo que no dudaría en volver a imponerlas en el futuro.

Esta mañana, en conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal mencionó que el Gobernador Abbott ha impuesto estas medidas debido a la cercanía del periodo electoral en Estados Unidos.

«¿Por qué lo hacen? Yo creo que el Gobernador de Texas aspirar a ser candidato del partido republicano y entonces piensan que con eso van a ganar su simpatía, aunque perjudican como lo estás mencionando.

«Pero hay mucha irracionalidad, no creo que nada más la irracionalidad es propia de los políticos conservadores de México, no, se da en todo el mundo. Entonces a eso se atribuye y va a seguir pasando porque vienen elecciones, en vez de estar pensando -lo digo respetuosamente- en cómo resolver el problema de la inflación, ya están metidos en la politiquería», expresó.

López Obrador agregó que también la intención de Texas es crear conflictos, pero que México no caerá en ninguna provocación

«El propósito también es crear conflictos, es que se le haga el caldo gordo. Los mexicanos de Texas sí saben sobre eso, pero nosotros no vamos a caer en ninguna provocación, de nada y qué bueno que ya se resolvió», agregó.

¡Participa con tu opinión!