Ante el constante incumplimiento de la ley de establecimientos libres de humo de tabaco, el director de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez Macías, aseveró que mientras muchos propietarios y consumidores se quejan de esta disposición, otros la han aceptado voluntariamente para proteger la salud de sus clientes.
Existen tres ejemplos de establecimientos que no permiten que se fume al interior como “8 Segundos”, “El Praga” y “La Cantina”, y su economía no se ha afectado por esta disposición legal, tal y como lo argumentan el resto de los negocios que alegan que pierden clientes al exigir el cumplimiento de la norma. Comentó que los restaurantes o bares pueden habilitar espacios para que quienes fuman lo hagan sin molestar a los demás. Para ello, sólo se requiere la colaboración de empresarios del ramo y de los consumidores.

Si bien se cuenta con leyes en la materia, cuando no hay una instancia que vigila, sencillamente las normas se convierten en letra muerta. Por eso, es necesaria una autoridad que observe y sancione el incumplimiento, como es el caso de la Dirección de Regulación Sanitaria. Lamentablemente y como se ha demostrado, hay que estar “detrás” de los ciudadanos para atender las disposiciones vigentes.

¡Participa con tu opinión!