Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La petrolera estadounidense Talos anunció que analiza todas las acciones legales para combatir la decisión de la Secretaría de Energía (Sener) de otorgar la operación del megayacimiento Zama a Petróleos Mexicanos (Pemex).
“Talos mantiene su compromiso de maximizar el valor para sus accionstas de su activo Zama y explorará todas las opciones legales y estratégicas para hacerlo”, advirtió la empresa.
Aseguró que la decisión tomada por la Sener decepcionó a la compañía.
“Luego de seis años de importantes inversiones en Zama y la economía mexicana, así como de la entrega de un plan de desarrollo de Zama que es creíble y alineado con los objetivos de México, Talos está muy decepcionada con la repentina decisión de Sener de otorgar la operatoria a Pemex”, dijo en comunicado.
Como parte de las acciones legales Talos puede ir amparo contra el acto administrativo de la Sener y pedir la suspensión en tanto Pemex no asuma el control del campo.
En caso de que se busque una indemnización, el consorcio podría iniciar un arbitraje bajo las reglas del T-MEC, en el que pueden alegar trato discriminatorio, de acuerdo con expertos legales.
El pasado 2 de julio, la Sener notificó a Talos la decisión de operación, solo tres días después de que Pemex envió un oficio en el que aseguró tener capacidad técnica y financiera para desarrollarlo.
Talos, que descubrió Zama en 2017, dijo que junto con sus socios –Premier Oil y DEA– han mostrado sus capacidades y calificaciones para ser operadores de Zama, así como sus experiencia en la geología y profundidad para mantener estándares de seguridad y medio ambiente.
Pablo Medina, vicepresidente de Welligence Energy Analytics, dijo el mayor daño está en que mientras no se desarrolle el campo, el gobierno mexicano dejará de recibir 13 mil millones de dólares como regalías.