fbpx
Inicio Nacional

Demandan reabrir puentes fronterizos

Estefanía Escobar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Después de casi 16 meses de que Estados Unidos cerrara sus fronteras terrestres con México a causa de Covid-19, crecen los llamados al Gobierno de ese país para una reapertura, pues consideran que con el avance de la vacunación en ambos países es innecesario que se mantenga el bloqueo.
En las comunidades fronterizas, desde San Diego (California) hasta Brownsville (Texas), comercios están cerrados por la falta de turismo mexicano y familias llevan meses sin poder reunirse ante las restricciones, explicó en entrevista con Grupo REFORMA Vicente González, representante demócrata por Texas.
“En un tiempo lo estaban viendo como un tema de riesgo de salud, porque todavía no había mucha gente vacunada del lado mexicano, pero tampoco están llegando vacunados los centroamericanos, y aparte esta misma gente que no está vacunada está entrando por avión”, apuntó el congresista.
“Simplemente toda la idea de tener los puentes cerrados ahorita no tiene un sentido, y eso es lo que estamos tratando de comunicar a la Casa Blanca, al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), y esperemos que pronto se abran estos puentes”.
La frontera terrestre entre México y Estados Unidos ha estado cerrada al tráfico no esencial desde el 21 de marzo de 2020 bajo el argumento de la pandemia de Covid-19. Sólo se permite el paso a ciudadanos o residentes legales de Estados Unidos, sea en vehículo o a pie, pero no a visitantes o turistas.
Ante las restricciones de cruce, Gonzalez y otros representantes tanto demócratas como republicanos de la región fronteriza escribieron una misiva el mes pasado a la Administración de Joe Biden en la que piden que reabra las vías. Hasta ahora, apunta el demócrata, no han recibido un “argumento válido para mantenerlas cerradas”.
En un comunicado del 20 de junio, el DHS informó que para reducir la propagación del virus, las restricciones a los viajes no esenciales en los cruces terrestres se extenderían al menos hasta el 21 de julio.
Pero el congresista sostuvo que sólo en su región, el Distrito 15, más de 76 por ciento de la población está inmunizada, con lo que, dijo, la zona ya alcanzó un nivel seguro para la reapertura.
Antes de la pandemia, miles de mexicanos que viven en las ciudades fronterizas acudían al lado estadounidense para abastecerse de insumos básicos como alimentos o gasolina, comprar ropa o zapatos, o simplemente para turismo.
Tras año y medio de cierre, el impacto económico para estas urbes podría ser devastador, advirtieron dirigentes de comercio.
“El comercio con México es una gran parte de la economía del estado. Al tener la frontera todavía cerrada, estamos perdiendo mucha actividad económica. La venta minorista, hoteles, etcétera. Hay trabajos que no se han restablecido porque la frontera sigue cerrada”, dijo a REFORMA Glenn Hamer, presidente de la Cámara Estatal de Comercio de Texas, quien también ha pedido al Gobierno de Biden la reapertura.
En San Ysidro, en la frontera de California, la falta de compradores mexicanos, los mayores consumidores de la región, ha provocado el cierre de unos 200 negocios y la pérdida de alrededor de 2 mil empleos en los últimos 15 meses, aseguró Gustavo de la Fuente, director ejecutivo de San Diego-Tijuana Smart Border Coalition, asociación civil conformada por empresas e individuos que buscan hacer más eficientes los cruces fronterizos terrestres.
“Se han dejado de vender alrededor de 700 millones de dólares en los últimos 15 meses solamente en San Ysidro, sin hablar de lo que representa todo el condado de San Diego y toda la frontera, porque si hablamos de toda la frontera estamos hablando de varios miles de millones de dólares”, indicó el empresario.
Hasta ahora no hay datos oficiales sobre las pérdidas económicas para las regiones fronterizas, pero un estudio de José Iván Rodríguez Sánchez, analista del Rice University’s Baker Institute, encontró que la afectación económica para las comunidades del lado estadounidense en esa zona es de alrededor de 10 mil millones de dólares desde el inicio de la pandemia.

Consumo local
En contraste, las ganancias para el lado mexicano, desde Tijuana (Baja California) hasta Matamoros (Tamaulipas), han sido mucho mayores debido a que los residentes que acudían a comprar al otro lado de la frontera ahora consumen localmente.
Así, los paisanos que normalmente cruzarían la frontera han dejado un gasto en México de 45 mil millones de dólares desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con cifras de la Confederación de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).
De la Fuente apuntó que han pedido al Gobierno de Joe Biden que les expliquen cuáles son los criterios que ellos utilizan para levantar o no las restricciones.
“Pero nunca nos han dado ese dato”, subrayó, en el mismo sentido que Gonzalez.
El titular del DHS, Alejandro Mayorkas, visitó México a mediados de junio para tratar, entre otros asuntos, la apertura de la frontera común.
“Estamos viendo esta situación con mucho cuidado, diariamente. La Casa Blanca anunció la formación de grupos de trabajo para estudiar este problema y ya está en proceso”, dijo tras reunirse con funcionarios mexicanos.
REFORMA solicitó una entrevista a la Cancillería mexicana para mayor información al respecto, pero la dependencia indicó que no podía dar más información hasta tener un avance en las negociaciones.