Piden a la Fiscalía Estatal realizar la entrega de las pruebas genéticas aplicadas a padres que denunciaron negligencia médica en el Centro de Reinserción Femenil y el presunto intercambio de cuerpo de un bebé fallecido en el Hospital Tercer Milenio.
El padre, Erick Vázquez, denunció que existen elementos probatorios de que les fue entregado el cuerpo de otro infante, al momento de su sepultura, por lo cual, demandó la entrega de las pruebas que fueron aplicadas a él y a la madre.
Detalló que su pareja Samantha fue víctima de negligencia médica, desde el momento en que al permanecer privada de su libertad en el centro femenil, no recibió atención médica para el seguimiento de su embarazo, además de ser sometida a actividades extenuantes que le provocaron un embarazo de alto riesgo.
Explicó que desde el momento en que le fue colocado un Dispositivo Intrauterino (DIU) como método anticonceptivo, sin que se verificara que estaba embarazada, recibió una mala atención médica; una vez que sufrió amenaza de aborto, se le comenzó a dar tratamiento médico, sufriendo violencia obstétrica.
Indicó que al momento de dar a la luz en el interior del centro de reclusión no recibió atención oportuna, dando a luz en el lugar, hasta que finalmente fue llevada al Hospital Tercer Milenio.
Erick Vázquez señaló que existen documentos y testigos de que el recién nacido correspondía a una niña, pero en la documentación el registro del expediente clínico se manejó al menor como un masculino en los registros.
Afirmó que al momento de querer comprobar el sexo del bebé fallecido, no se les permitió verlo, generando dudas en relación a si se trata del mismo cuerpo.