Diana Baptista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 2-Dic .- Con el incremento de 9.58 por ciento, el salario mínimo sigue por debajo del precio de la canasta básica de alimentos y servicios, advirtió Acción Ciudadana frente a la Pobreza.
«Es insuficiente porque no cubre la línea de pobreza, o sea el costo de la canasta básica, pero es muy buena noticia porque rompe la inercia, porque es una medida de política económica frente a la pobreza», consideró Rogelio Gómez, coordinador de la red, en un pronunciamiento difundido ayer.
Ayer, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) determinó que, en 2017, el salario mínimo pase de 73.04 a 80.04 pesos.
El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) establece una línea de bienestar, equivalente al valor de la canasta alimentaria y no alimentaria, que en octubre se ubicó en 89.35 pesos diarios por persona.
Debajo de dicha línea están los mexicanos en situación de pobreza y vulnerables por ingresos, que no cuentan con suficiente dinero para adquirir el mínimo básico de supervivencia.
La red de 60 organizaciones inició desde hace varios meses una campaña para que el salario mínimo se ubique en 100 pesos, para evitar que un trabajador gane por debajo de la línea de pobreza.
«Hay 3 millones 500 mil personas asalariadas subordinadas que reciben un salario mínimo y la mayoría de ellas son informales. (El aumento) puede beneficiar, en uno o dos años, a 10 millones de trabajadores», calculó Gómez.
Para el siguiente año, las organizaciones confían que el salario se ubique en los 89 pesos.
«Reconocemos esta decisión de los empresarios, los representantes de los trabajadores y el gobierno federal como un primer paso muy importante para iniciar con el ajuste técnico del monto del salario mínimo y la recuperación gradual de su poder adquisitivo», indicó la red en un comunicado.

¡Participa con tu opinión!