Pide la Fundación Mujer Contemporánea a las autoridades federales que les proporcionen la vacuna anti-COVID a su personal al ser un servicio esencial que otorgan a la población, lo anterior luego de un brote que tuvieron el mes pasado y que contagió a 6 personas, informó su directora, Roxana D’Escobar López Arellano.
La activista lamentó la cerrazón del Gobierno Federal al negar la vacuna al personal que atienden tanto en el Centro de Atención Externa como en el Refugio de la Fundación Mujer Contemporánea, a pesar de ser un servicio esencial.
En tal sentido, dijo que el pasado mes de abril tuvieron un brote de COVID dentro del refugio luego de que una mujer con coronavirus ingresó quien a su vez contagió a otras 5 personas, tres de las cuales eran parte del personal de la Fundación: una enfermera, una trabajadora social y una psicóloga y dos señoras del refugio, la que entró y contagió a 2 señoras más. “Todo eso no lo ven las autoridades, porque es la parte que piensan que es nuestra obligación hacerlo”.
Estableció que todas las mujeres que ingresan al Refugio, son llevadas primero a la UAA para que se les hagan las pruebas y en caso de dar positivo, se quedan en el área de Aislados durante 14 días y se siguen todos los protocolos sanitarios establecidos. “Todo eso, son situaciones que nosotras hemos tenido que resolver con nuestros propios recursos. Nadie nos ha ayudado a resolver eso ni nos han dicho cómo”.