Rebeca Pérez Vega
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 11-Jul-2021 .-Aunque ha sido el director mejor pagado de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), Marco Parisotto no se conformó con su salario ordinario, que alcanzó hasta los 225 mil pesos mensuales, ahora quiere que el ensamble le pague dos millones de pesos por honorarios pendientes por “conciertos extraordinarios”.
El director de orquesta ítalo canadiense interpuso una denuncia contra el Fideicomiso de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (FOFJ), en agosto de 2019, en un juzgado mercantil de la Ciudad de México que quedó registrada bajo el expediente 703/2019.
De acuerdo con una factura emitida por el propio Parisotto el 31 de diciembre de 2018, enviada al ensamble con esta nueva Administración estatal, el músico advierte que se le deben pagar dos millones 16 mil pesos.
El concepto del pago es por su “participación como director al frente de la Orquesta Filarmónica de Jalisco en 12 semanas extras (noviembre de 2014 a noviembre de 2017) adicionales a las pactadas mediante contrato”, se lee en la factura de la cual MURAL tiene una copia.
Según fuentes cercanas a la OFJ, el comité técnico no aprobó el pago de esos conciertos adicionales, pero el ensamble prefiere guardar silencio y no dar explicaciones. Por su parte, la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ) acepta que hay un proceso en curso y que se atiende a través de “medios legales”, pero no da más detalles.
El contrato de Parisotto indicaba que estaba comprometido a dirigir 12 semanas de conciertos al año, es decir, tenía que tomar la batuta en 24 galas anuales. El resto debe pagarse como honorario extraordinario. Si se divide el monto de la factura emitida por Parisotto y el número de semanas que arguye se le deben, cada concierto extra le costaba al ensamble 84 mil pesos.
Marco Parisotto fue nombrado director titular de la OFJ en diciembre de 2013. En su contrato se estipuló un salario mensual de 12 mil dólares libres de impuestos.
De inicio, en 2013 ganaba 185 mil pesos mensuales, pero con la alza del dólar, en 2016, su salario se disparó a 225 mil pesos, lo que lo colocó como el mejor pagado de la Administración estatal, por encima del Gobernador.
El contrato de Parisotto indicaba que, además del sueldo, el ensamble debía pagar hospedaje y viáticos (incluidos traslados aéreos a Toronto, donde tendría su residencia) mientras consiguiera una vivienda estable, aunque durante el tiempo que fue batuta en la OFJ (hasta diciembre de 2018) se le dio una habitación de un céntrico hotel, a unos metros del Teatro Degollado, que por día cobraba hasta mil 300 pesos.
La administración del ítalo canadiense fue polémica. Durante su gestión, que se prolongó durante cinco años, hubo señalamientos de malos tratos hacia los músicos, se decía que menospreciaba a los talentos mexicanos, que no respetaba los derechos labores e incluso la Comisión Estatal de los Derechos Humanos emitió una recomendación para que se tratara con dignidad a los intérpretes.
Ahora la OFJ está bajo investigación. La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de Jalisco indaga, luego de una denuncia penal interpuesta por la Contraloría del Estado, sobre varios procesos administrativos presuntamente irregulares, resultado de un par de auditorías públicas realizadas en 2017 y 2018, durante el periodo de Parisotto.
La investigación busca aclarar cómo es que el comité técnico del FOFJ aprobó el salario Parisotto, si el músico cumplió con todas sus obligaciones y de dónde salieron los recursos para pagar su salario de 12 mil dólares.