Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Checo Pérez litiga desde 2019 el pago de 2.8 millones de dólares con MGI Asistencia Integral, la empresa de outsourcing de Pemex.
El piloto mexicano de Fórmula 1 reclama que MGI terminó de forma anticipada y con mala fe el contrato que amparaba el patrocinio de Pemex pactado el 9 de octubre de 2018 y el cual estaría vigente durante todo 2019.
Pemex había patrocinado a Pérez en temporadas previas de la F1, pero tras el cambio de sexenio, la petrolera alegó tener “otras prioridades de gasto” y ya no apareció entre sus patrocinadoras cuando presentó el monoplaza y el uniforme que correría en 2019, para la escudería Racing Point.
De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) Pemex ha utilizado a MGI Asistencia Integral tercerizar servicios administrativos y legales en la refinería de Dos Bocas.
Checo Pérez pidió como medida cautelar el aseguramiento de cuentas de MGI hasta por los 2.8 millones de dólares, actualmente equivalentes a 58 millones de pesos, pero el Juzgado Noveno de Distrito en Materia Civil rechazó la petición.
En cuanto al fondo de la disputa, el juez Rodolfo Sánchez Zepeda dictó el 9 de octubre sentencia en la que absolvió en parte y condenó en parte a MGI.
La sentencia no ha sido publicada por el juzgado, y ya fue apelada por ambas partes ante un tribunal unitario, por lo que el proceso aún se prolongará durante varios meses.