Nayra Rivera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobernador de Sinaloa, el morenista Rubén Rocha Moya, destituyó a su Secretario de Salud, Héctor Melesio Cuén Ojeda, por no desistir de dos denuncias en contra de comunicadores, uno de ellos el fallecido Luis Enrique Ramírez.
A través de un oficio, el mandatario le comunicó su despido a Cuén Ojeda tras recordarle que el pasado 9 de mayo giró la instrucción a todos los funcionarios de la Administración Pública Estatal para desistirse de cualquier acción judicial interpuesta contra periodistas en la entidad.
«Fenecido el plazo de 48 horas otorgado para el efecto, se constata que ha sido usted omiso en dar acatamiento a la instrucción girada, ya que no presentó desistimiento ni acredito legal conclusión de los procedimientos instaurados, ante su contumacia le comunico mi decisión de removerlo de su cargo de Secretario de Salud», indicó Rocha Moya.
Tras la destitución de Cuén Ojeda, el Gobierno estatal informó que Cuitláhuac González Galindo, quien fungía como Director del Sistema DIF Sinaloa, asumió la Secretaría de Salud.
Cuén Ojeda demandó en 2016 al comunicador asesinado y a la empresa Fuentes Periódicas Universales y de Contenidos S.A. de C.V. por «haber ejercido de manera arbitraria y abusiva la libertad de expresión y el derecho a informar».
A la periodista María Teresa Guerra Ochoa, ahora Secretaria de la Mujer en el gabinete estatal, la señaló por el mismo agravio contra su persona en 2018, cuando ejercía como columnista en el mismo medio.
En esas publicaciones se emitieron comentarios sobre el actuar de Cuén Ojeda como dirigente del Partido Sinaloense.
Reportes locales documentaron que el ahora ex funcionario alegó que ambas querellas no habían prosperado y que, en el caso del periodista, habían quedado en buenos términos, al igual que con Guerra Ochoa.
El pasado 9 de mayo, el Rocha Moya dio un plazo de 48 horas a sus funcionarios para desistir de cualquier acusación en contra de integrantes de la prensa, pese a que más tarde confirmó que sólo se trataba del ahora ex Secretario de Salud.
«Se conmina a aquellos funcionarios que se encuentren en dicho supuesto para que, en un plazo que no deberá exceder de 48 horas contadas a partir de la recepción de la presente comunicación, comparezcan ante la instancia correspondiente a formular su desistimiento», se estableció en un primer oficio.
El asesinato de Luis Enrique Ramírez ocurrió el pasado 5 de mayo Culiacán, tras ser herido y privado de la libertad durante la madrugada de ese día por sujetos desconocidos que arribaron a su domicilio.
Tras la muerte violenta del comunicador, Cuén Ojeda -aún como funcionario- lamentó la muerte del comunicador y envió condolencias a su familia a través de una entrevista hecha por un noticiero local.

¡Participa con tu opinión!