Dentro de la gama de quebrantamientos a la ley hay una que puede considerarse fuera de orden, al disponer que los funcionarios firmantes de un documento con el que se autoriza al gobierno la compra o venta de predios sean responsables directos en caso de haber una situación irregular.

Es lo que se conoce como daño a las arcas públicas, sea porque se adquirió un terreno a un precio superior, o se vendió uno de propiedad pública a un costo inferior, lo que causó un perjuicio económico al Estado.

Conforme a la legislación, titulares de varias dependencias deben firmar el documento que faculta el acto, lo que no significa que sean responsables de un hecho punible, sino que lo realizan para cumplir con el mandato legal, ya que si alguno de ellos no lo hace no podrá llevarse a cabo, eso por una parte, que por otra es virtualmente una orden de su jefe, de ahí que ninguno puede oponerse alegando que no se le permitió conocer a detalle en que consiste el evento que se llevaría a cabo.

Es el caso de varios de los que colaboraron en la administración 2004-2010, a los que se acusa de haber participado en la presunta trama de unos terrenos que se destinarían para ampliar la industrialización, lo mismo que de un tomógrafo para el sector salud que hasta la fecha sigue desaparecido.

Por estos y otros asuntos tuvieron que huir secretarios y directores generales, al mismo tiempo uno de ellos falleció mientras se encontraba sujeto a investigación y otro recién fue aprehendido, de los demás se ignora su paradero.

La cuestión estriba en que uno de los delitos que se les fincó tiene que ver con los escritos que firmaron, sin que, presumiblemente, tuvieran que ver con lo que ocurrió después, por lo que habría que modificar la ley para que exclusivamente los que mantengan una relación directa en la compra o venta lo hagan y no quienes, de hecho, sólo son declarantes obligados.

Es común que el titular del Ejecutivo no rubrique esos documentos, por lo que en caso de haber un problema estará a salvo, algo que sucede tanto a nivel estatal como municipal, dejando colgados de la brocha a quienes fueron personas muy cercanas pero que a la hora de los cocotazos los dejan solos.

Aunque es difícil meter las manos al fuego por alguno de ellos, se supone que son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, y una manera de comprobarlo es establecer los bienes y recursos financieros que tenían en su tiempo como funcionarios y si crecieron, o después que dejaron el encargo. Si se habla de millones de pesos por lógica tiene que reflejarse en su condición de vida, tanto a nivel personal como familiar y de negocios.

Para evitar que continúe lo que se conoce como “cacería de brujas” y “cobro de facturas”, la actual LXIV Legislatura debería promover una reforma a la ley para que se elimine la obligación de que todos firmen esa clase de instrumentos y que sean sólo el gobernador o el presidente municipal y los responsables de las dependencias que tengan injerencia, de manera que no exista escapatoria de quien está a la cabeza.

.

ES EL CAMINO

Las grandes inversiones del sector privado son el platillo favorito de los distintos niveles de gobierno, porque esto significa que se hace buen trabajo, máxime cuando se habla de millones de dólares y una cierta cantidad de empleos directos, que se reflejan en mayores beneficios para la sociedad.

Frente a esa realidad, que sin discusión es positiva desde cualquier ángulo que se le mire, hay que considerar otra igual de interesante, como es la micro, pequeña y mediana empresa, que aún cuando no acapara los titulares de los medios es vital para el crecimiento económico y sin duda con mayor arraigo que los grandes negocios.

“Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”, cita que se atribuye a Arquímedes, que aplicado a las empresas expresaría el apoyo que requieren para crecer y sin importar la cuantía puede significar el motor que las impulse a nuevos estadios. Es el caso de una tienda de abarrotes, un taller mecánico, una frutería, un salón para belleza, o cualquier otro, que con un préstamo pueden ampliarse, comprar más artículos, o un vehículo para el traslado de la mercancía, etc.

Es algo que ha puesto en práctica el gobierno del estado a través de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec), al informar  su titular Ricardo Martínez Castañeda que en el curso del presente año se han apoyado a más de 20 mil pequeñas y medianas empresas, desde capacitación y desarrollo, hasta becas con el respaldo del Servicio Estatal de Empleo, proceso que abarca a los once municipios.

Han participado de estos programas sectores como el textil, mueblero, industrial, agroindustrial, económico, de salud, logística, prestadores de servicio y microcomerciantes, enfocándose la atención para que estas Pymes tengan una evolución que alcancen nuevos niveles de inversión propia y ofrezcan la firmeza necesaria al empleo.

Se trabaja con la finalidad de acelerar el progreso en cada municipalidad, dándole solidez y lo que hoy se hace es con miras hacia el año 2035, en que puedan asemejarse a lo que se registra en países europeos y otros del primer mundo, donde existen acciones estratégicas que les dan fortaleza y durabilidad.

Se trabaja muy de cerca con los alcaldes y los responsables del área de desarrollo económico, que tienen pleno conocimiento de lo que necesitan para desplegarse y conocen cuáles son los potenciales nichos de oportunidades, en donde la participación de propietarios de los negocios es vital.

Está claro que los pequeños y medianos negocios son los que brindan el mayor número de empleos, sea uno, dos, diez, veinte o más, por lo que cualquier población por pequeña o grande que sea representan el soporte de la economía, por ello la preocupación de que no sólo se consoliden sino que crezcan, que se fortalezcan para que multipliquen los puestos de trabajo, entrando a la experiencia de ganar-ganar, porque entre más empleo exista mayor es el dinero en circulación, que se traduce en mejor bienestar para la sociedad en su conjunto.

Es natural que las grandes empresas requieren otro tipo de apoyos y que se les brinda por lo que significan para la masa social, porque la regla general es que operen con sus propios recursos, en cambio los Pymes tienen otro tipo de necesidades y que se atienden conforme a los planes de desarrollo establecidos.

Es un camino más arduo, en virtud que empieza desde el adiestramiento y la financiación hasta el acompañamiento en todo el proceso, sin embargo el cumplimiento de los favorecidos y sus resultados es el mejor estímulo que pueda haber, al dejarlas en pleno despegue.

BAJAR IMPUESTOS

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo que “la política es un asunto de todos, lo mismo que la economía”, por lo que hay que tomarle la palabra y si ya comenzó con las encuestas para que el pueblo disponga lo que debe hacer el gobierno, como es el caso del aeropuerto, que se haga un sondeo vinculante sobre la reducción de impuestos o de cuánto tiene que ser el salario mínimo. De esta manera cumplirá su dicho de que “en la democracia el pueblo manda, el pueblo decide, entonces hay que seguir participando”.