Mal y de malas la están pasando empresarios del sector de la construcción, pues además del poco presupuesto destinado en el presente año para la ejecución de nueva infraestructura pública y privada, así como el número de empleos perdidos por la pandemia, se han convertido en víctimas constantes de la delincuencia, siendo extorsiones y robo de maquinaria las principales razones.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Palacios, reconoció que han tenido que solicitar la intervención de la policía, luego de que en el presente año, las llamadas telefónicas intimidatorias así como el robo de maquinaria, han sido constante.

Explicó que se han registrado casos donde la maquinaria ha sido localizada gracias a la implementación de rastreadores satelitales, en zonas de los estados de Querétaro, Estado de México y hasta en Veracruz, sin embargo, debido a que no toda la maquinaria utilizada para la construcción cuenta con GPS, una gran parte de la misma lamentablemente ya no puede ser recuperada.

Lo anterior de acuerdo con el presidente de la CMIC, se convierte en un serio golpe para la economía de las empresas, debido al alto costo que representa volver a realizar el esfuerzo para adquirir nuevas máquinas.

«Son fuertes golpes para la economía de los constructores, nosotros trabajamos tres cuatro años para comprar un equipo de esos y lo perdemos en un día, es muy desafortunado», concluyó.