Francisco Ortiz y Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los escándalos que enfrenta el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, demuestran el exceso de los partidos políticos con el dinero público, por lo que la gente necesita alternativas, consideró el ex priista César Augusto Santiago.
Ex secretario general del tricolor, ex diputado federal y ex subsecretario de Gobierno, Santiago conoció a detalle los entretelones del partido al que renunció, tras acusar que había perdido su esencia y se había convertido en defensor de cúpulas.
«Lo que estamos viendo me da tristeza porque no creo que la política deba llegar a esos niveles. Puede ser que la gente se divierta con estos espectáculos (audios donde se escucha a Alito disponer de millones de recursos de campaña), pero en esencia la vida política del país debe cambiar, tiene que avanzar, la gente tiene que encontrar alternativas, no estar ahogándose en una mar de vulgaridades y excesos», planteó.
El líder de la agrupación Alternativa, que buscó ser partido político en 2020, recordó que renunció al PRI porque desde 1994 un grupo de militantes intentó cambiar los excesos en ese instituto político sin lograrlo.
Consideró que el tricolor busca salir de su situación aliándose con el PAN y PRD, cuando los tres no comulgan entre sí y sus preferencias electorales se están derrumbando.
Los tres aliados, señaló, no entendieron que en 2018, cuando ganó Morena, el sistema de partidos como se conocía cambió, y la Oposición debió actuar diferente.
«Se debió haber entendido que el PRIAN no podía ser una respuesta ni mucho menos, y si se vincula con el PRD; es decir, imponerle a la sociedad mexicana un modelo que estalló en pedazos, que la gente ya no comulga con esos partidos políticos, que me perdonen, pero es evidente que van a la baja consistentemente», indicó el político chiapaneco.
«Entonces el escenario es muy claro: Morena tiene un público cautivo importante, habla con ese electorado, ese electorado apoya al Gobierno morenista y los otros partidos habituales hablan con su feligresía habitual, se dirigen a ellos de manera cada vez más reducida».
Esto muestra, abundó, improvisación, fragilidad y falta de sentido político de quienes exigen que, frente a lo que sucede en el País, los partidos de oposición «hagan bola» sin importar diferencias, principios y razón de ser.
«Se suman para atacar al adversario sobre la base de sus defectos, sin proponerle nada la sociedad», criticó, «no hay nadie que se interese en decirle a la gente ‘este País requiere recomponerse'».
Sostuvo que si los partidos por sí solos no alcanzan los votos necesarios, deben perder su registro y darle oportunidad a otras nuevas agrupación.

Otros necios
En enero de 2019, César Augusto Santiago dijo adiós a décadas de militancia en el tricolor, y recordó que al dejar ese partido puso en su renuncia: «suficiente», y aún confía en que puede haber otros partidos que realmente representan una alternativa.
Desde su agrupación, indicó, pide a la gente no dejar de creer en la política, pues los índices de abstencionismo cada vez son mayores, y sugiere voltear a ver otras opciones.
Sostuvo que en la agrupación Alternativa hay «necios» que seguirán intentando convertirse en partido, y darán a conocer sus propuestas para que la gente deje de sufrir por la inseguridad, pobreza y falta de crecimiento económico.
Santiago consideró que ahora no existe una verdadera competencia democrática, sino que la política se ha convertido en «mercadotecnia y charlatanería».
Por ejemplo, indicó, los políticos hacen cosas chistosas en plataformas como TikTok para hacerse visibles y atraer votantes, demeritando la política, cuando ésta no debe ser cambiada por ocurrencias.
«Tenemos que acostumbrarnos a la política de reflexiones e imaginación de propuestas, no es una cuestión de ocurrencias ni menos de corruptelas ni de charlatanerías».