Cortesía Europa Press
Agencia Reforma

MADRID, España.- En 2012, tras más de cuatro décadas de dar forma al universo de Star Wars, George Lucas vendió la franquicia a Disney. Para ese momento, el cineasta había completado dos de las tres trilogías que componen la saga Skywalker.
Durante una entrevista reciente, Lucas explicó que esta decisión estuvo basada principalmente en su deseo por pasar más tiempo con sus seres queridos.
En una conversación con Paul Duncan para el libro «The Star Wars Archives», el cineasta explicó que para 2012 ya estaba trabajando en la trilogía secuela. Sin embargo, también estaba a punto de nacer su hija, y decidió que el tiempo que le habría supuesto dirigir los tres filmes prefería invertirlo en su familia.
«En ese momento estaba a punto de tener una hija con mi esposa. Se necesitan 10 años para hacer una trilogía», explicó. «Los Episodios I a III abarcaron de 1995 a 2005, y en 2012 tenía 69 años. Entonces, la pregunta era: ‘¿Voy a hacer esto toda mi vida? ¿Quiero volver a pasar por eso? Finalmente, decidí que prefería criar a mi hija y vivir la vida por un tiempo».
Agregó que seguir trabajando en la franquicia y dejar las cintas en manos de otro cineasta, como lo hizo en El Imperio Contraataca (1980) y El Regreso del Jedi (1983), no habría funcionado, ya que eso no sería retirarse del todo.
Aun así, reconoció que la decisión fue difícil para él.
«Me había pasado la vida creando Star Wars, más de 40 años, y renunciar a ello fue muy, muy doloroso, pero fue lo correcto», aseguró.
Lucas dijo que, aunque ya había comenzado a trabajar en el final de la saga Skywalker, Disney no utilizó varias de sus ideas.
«Pensé que tendría algo más que decir sobre las tres siguientes películas porque ya las había comenzado, pero decidieron que querían hacer algo más. Las cosas no siempre salen como tú quieres. La vida es así», afirmó.