A causa del desabasto de la gasolina de las últimas semanas, el sector ganadero enfrenta diversas situaciones al no haberse movilizado los médicos veterinarios a los ranchos, lo que retrasó la inseminación artificial de las vacas, procesos de vacunación y se detuvo el esquema del aretado de bovinos, informó el presidente de la UGRA, Juan Pablo Franco Díaz.
“En este momento se ha observado que se han incrementado los precios de los granos del alimento del ganado, pero no resultan preocupantes, porque esos se movilizaron con unidades que utilizan diésel; donde sí hubo contratiempos fue con los medicamentos que se administran a las reses, los cuales no llegaban a los ranchos debido a que no había personas que quisieran trasladarse al cerro”.
Indicó que a muchas vacas se les pasó el celo, pues no llegaron los veterinarios para aplicar la inseminación artificial, con lo que se acumulan impactos económicos y productivos en los ranchos, dado que se retrasan los periodos de gestación y crianza de becerros, junto con la producción de leche.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes comentó que a los diez meses de la gestación de vacas de ordeña, se les seca la ubre para que descansen dos meses y entren en proceso de parto, y así se protege al animal y los costos de producción de los ranchos.
Franco Díaz mencionó que cada inicio de año, mientras no haya condiciones de aire, se mantiene la producción de leche en Aguascalientes, la cual sí baja más fácilmente en temporada de lluvia y de calor intenso, porque les genera estrés.
“Aunque en el frío se debe tener cuidado en los ranchos para cuidar a las becerritas de situaciones de neumonías u otras enfermedades, y para ello se requiere a los veterinarios, quienes no han estado llegando rápidamente a los establos o al campo, a causa de que no disponen de gasolina suficiente para trasladarse hasta donde sea necesario”, concluyó.