Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El subsidio a los combustibles provocará un boquete en la recaudación de alrededor de 350 mil millones de pesos.
Raquel Buenrostro, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), informó que por el subsidio al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas y diesel el Gobierno dejará de captar alrededor de 200 mil millones de pesos.
Adicionalmente, por el subsidio adicional a productores e importadores en el pago de Impuesto Sobre la Renta (ISR) e Impuesto al Valor Agregado (IVA), se prevé dejar de captar alrededor de 150 mil millones de pesos, agregó la funcionaria en conferencia.
Explicó que el año pasado el Gobierno dejó de recaudar por IEPS a gasolinas y diesel 104 mil millones de pesos como parte del subsidio que se da a combustibles.
«Una política de esta Administración es dar estímulos directos para evitar una espiral inflacionaria. Por eso se metió el estímulo al IEPS a gasolinas y diesel que le costó a la recaudación el año pasado 104 mil millones de pesos y que este año será de 200 mil millones, por la crisis global.
«Lo que se recaudaba de IEPS se fue a cero, y además se está dando un estimulo adicional que acredita ISR e IVA a productores e importadores de combustible que estimamos tendrá un costo de 13 mil millones de pesos por mes», aseguró Buenrostro durante el informe de la recaudación al primer trimestre.
Añadió que a pesar de estos subsidios la recaudación en México será mayor este año y que los ingresos totales pueden estar un poco por debajo de lo que se presupuestó.
Los ingresos por ventas de Pemex, con un precio del crudo más elevado, ayudarán a compensar el impacto de los subsidios a combustibles, manifestó.
Buenrostro expresó que en el primer trimestre, los ingresos tributarios tuvieron un incremento real de 2 por ciento.
«No es poca cosa, dado la inflación que estamos viviendo. Son 100 mil millones de pesos más», expresó.
La recaudación por ISR registró un incremento real en el primer trimestre de 13 por ciento, mientras que la del IVA cayó 9.3 por ciento.
«La baja recaudación del IVA no es porque haya caído el consumo en tiendas de autoservicio y departamentales, sino porque está cifra ya tiene descontadas las devoluciones que se hicieron a las empresas exportadoras, sobre todo de las industrias automotriz, maquiladora y manufactureras, que fueron extraordinarias», añadió.
La jefa del SAT consideró que el estímulo complementario ayuda a reducir el contrabando, al quitar los incentivos, pues no se pagan el IEPS y se pueden obtener devoluciones.
En el primer trimestre de 2022 ha aumentado 5.6 por ciento la importación de gasolinas, pues las empresas formales han aumentando sus operaciones, mientras las que de dedican al contrabando frenaron.

¡Participa con tu opinión!