Veronica Gascón Hernández 
Agencia Reforma

CDMX.- Los empleados renuncian a su trabajo por falta de pertenencia a la empresa, bajos salarios y agotamiento, señala el estudio «¿Renunciar, resignarse o regresar?» del proveedor de soluciones en recursos humanos UKG.

La firma hizo una encuesta en diferentes países, incluyendo México, donde se advierte que otros motivos de renuncia son la falta de oportunidades de crecimiento, frustración con los líderes ejecutivos y una mala cultura organizacional.

Estas razones son de peso, ya que 51 por ciento de los mexicanos que abandonaron el trabajo no lo hicieron por más dinero, dijo Tatiana Treviño, gerente de Comunicación Estratégica de UKG América Latina.

«Cuando surge la oportunidad, no les cuesta trabajo a los mexicanos decidirse a cambiarse de trabajo. Va ligado a temas de comunicación y confianza, por un lado, vemos que los líderes que están muy enfocados en la logística que tienen que hacer y escuchan a los empleados, pero hay una brecha entre las inquietudes que reciben de parte de los empleados y que realmente tomen acciones o traten de resolver estas inquietudes. Si no hay una acción o un seguimiento, es donde viene una decepción», señaló Treviño.

En el caso de estos empleados, si reciben otra oferta, lo toman como una forma de volver a empezar, de cambiar de aires y es lo que se vuelve atractivo.

La experta afirmó que algo en lo que deben poner atención las organizaciones es la falta de equilibrio entre la vida personal y el trabajo, sobre todo a raíz de la pandemia.

«Esta pandemia obligó a muchas empresas a quitarse el paradigma de que no se podía trabajar desde casa o que no se podían alterar los horarios. En la mayoría de las organizaciones se pudo comprobar que si era posible el trabajo remoto, incluso los empleados eran más productivos», comentó la experta.

A diferencia de otros países donde los empleados que renunciaron a su empleo durante la pandemia añoran regresar, en México, el 80 por ciento está más satisfecho con su nuevo puesto.

Esto quiere decir que los trabajadores mexicanos pueden ser más difíciles de recuperar en caso de que la empresa a la que renunciaron reclamara su regreso.

¡Participa con tu opinión!