Claudia Salazar y Martha Martínez

Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Dec-2019 .-La propuesta de reducir a la mitad el financiamiento a los partidos políticos fue desechada en la Cámara de Diputados, después de que Morena no logró un acuerdo con el resto de las bancadas.
El grupo mayoritario prácticamente se quedó solo, pues únicamente los legisladores de Encuentro Social, que no tiene registro nacional, apoyaron la reforma al artículo 41 de la Constitución, que modificaba la fórmula para el cálculo de las prerrogativas.
Los aliados de Morena, el PT y PVEM, pidieron al grupo mayor ceder en su propuesta, para reducir el monto de financiamiento pero considerar un reparto igualitario de la bolsa total, con el fin de garantizar equidad en los procesos electorales.
Sin embargo, el grupo coordinado por Mario Delgado ignoró a sus aliados, pese a que de ellos dependía que pudiera prosperar la iniciativa.
«La política tiene que cambiar, y para ello tenemos que detener el despilfarro de recursos públicos, y también debe terminar la hipocresía.
«Hoy les llegó el día, están a favor o no de reducir el financiamiento a los partidos políticos. O son gansos o nada más se hacen patos», emplazó Delgado antes de la votación.
Las bancadas de Morena y PES emitieron 274 votos a favor, por 207 en contra el resto de las bancadas, pero se requerían 321 votos para alcanzar la mayoría calificada. Sin acuerdo entre las fracciones, se desechó el dictamen.
El gasto de los partidos para 2020 se quedará en 5 mil 239 millones de pesos, tal como lo aprobó la Cámara de Diputados en el Presupuesto de Egresos de la Federación.
El partido más beneficiado es Morena, porque mantendrá una asignación por ley de mil 760 millones de pesos para el próximo año.
En el debate, la oposición señaló que Morena y el Gobierno quieren debilitar a los partidos y a las instituciones electorales y perpetuarse en el poder.
José Elías Laxa, del PAN, cuestionó la congruencia de Morena y del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues cuando éste dirigía al partido, recordó, promovió una acción de inconstitucionalidad para evitar la disminución del financiamiento público de los partidos en Yucatán.
«¿Esta es la congruencia de Morena? ¿Esta es la mentira que quieren instalar cuando son Gobierno? ¿Esto es lo que realmente piensan? ¿Y entonces qué, son patos permanentemente y nada más se hacen gansos cuando tienen el poder?», reviró el panista a Delgado.
La diputada Verónica Juárez, del PRD, advirtió que el único beneficiado de la reforma era Morena, pues obtendría una ventaja indebida en futuras elecciones frente a los demás partidos afectados por la reducción de prerrogativas.
«Seamos claros, la pretensión presidencial y de esta mayoría, es eliminar toda competencia electoral para quedar como único y poderoso actor electoral que les permita perpetuarse en el poder, y de eso el PRD no será cómplice», dijo.
La priista Dulce María Sauri acusó a Morena de impulsar una reforma precipitada y sin medir las consecuencias de afectar el sistema de partidos.
«El intento de restaurar un partido hegemónico y predominante no responde a la realidad actual y plural de la sociedad mexicana», señaló.