Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Al Pachuca le faltó esa hambre que presumió todo el torneo.
Ayer, el líder general tuvo dos veces la ventaja en el Estadio Alfonso Lastras, pero permitió que el San Luis alcanzara la igualada, 2-2, en los últimos minutos.
Los potosinos supieron venir de atrás en los lapsos de juego más importantes.
Los Tuzos iniciaron a tambor batiente y tomaron ventaja rápidamente, al 5′, vía Nico Ibáñez, quien capitalizó un buen centro de Avilés Hurtado.
La visita dominaba el partido, pero en un descuido, Atlético de San Luis se fue al ataque, vino una falta dentro del área, el árbitro Óscar Mejía acudió al VAR y decretó la pena máxima que fue bien cobrada por Germán Berterame para la igualada momentánea.
Pachuca reaccionó y al 77′, Ibáñez volvió a aparecer, ahora con una vistosa palomita para poner el 2-1 y callar a la afición de los Tuneros.
Pero si algo mostraron los de San Luis es que no saben rendirse, y pese a su falta de puntería, pues fallaron al menos 3 opciones claras, al minuto 94 Juan Sanabria hizo explotar a los seguidores locales con el agónico empate.
Los Tuzos pagaron cara su soberbia, pues dominaron gran parte del encuentro, pero en las dos ocasiones en que tomaron la ventaja se echaron unos metros para atrás, permitieron que San Luis tomara el ritmo de las acciones y vieron cómo se les escapaba la ventaja.
Pese a todo, el líder de la competencia se lleva cierta ventaja para la vuelta, pero está claro que no se puede confiar porque la escuadra potosina tiene mucho corazón.

¡Participa con tu opinión!