Dejan a los abuelos en manos inexpertas

Todos podemos aprender cuidados gerontológicos

No hay en Aguascalientes capacitación adecuada para quienes cuidan a los adultos mayores, ya sea personal de enfermería o cuidadores que no tienen esta formación profesional; sin embargo, es muy necesario impartirla por la demanda cada vez mayor de este servicio, dijo en entrevista Carolina Bernal, presidenta de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes.

Para la especialista, hacen falta diplomados de gerontología, cursos y diplomados para cuidadores familiares o cuidadores profesionales de la salud, pues en todos los casos hay interés y disposición de parte de las personas para formarse, pero no hay una oferta.

“En ese sentido, estamos en pláticas con la Universidad Autónoma de Aguascalientes para implementar cursos de extensión, diplomados y talleres específicamente para formar cuidadores profesionales de la salud, pero también cuidadores que son propiamente familiares”.

Los cuidadores en su mayoría suelen ser las hijas, el cónyuge o en menor proporción hay quienes tienen cuidadores remunerados. En cualquiera de los tres casos la capacitación es muy importante, porque inclusive las enfermeras muchas veces desconocen aspectos muy particulares del cuidado de los adultos mayores.

“El porcentaje de enfermeros que atienden pacientes, pero que realmente tienen como tal una capacitación específica en gerontología o en atención del adulto mayor, es bajo”.

Una de las afecciones que padecen los adultos mayores es el deterioro de sus habilidades cognitivas, por ello es importante que las personas sean conscientes de cómo prevenirlo, ya sea para sí mismas o con sus familiares.

En particular, los integrantes de la asociación tienen un interés por promover estas acciones entre la población y las resumió en diez: el cuidado de la alimentación con frutas, verduras y carne blanca; la estimulación cognitiva a través da actividades diversas para favorecer las actividades cerebrales; realizar al menos 150 minutos de ejercicio físico a la semana, dependiendo de las capacidades personales.

La convivencia social en los grupos de tercera edad es fundamental; disminuir el consumo de alcohol y tabaco para quienes tengan esta práctica; mantener un peso adecuado; tener un control médico de las enfermedades; disminuir el estrés al máximo buscando realizar actividades recreativas; y buscar atención médica de manera oportuna.

La especialista fue muy enfática en que esta serie de actividades pueden realizarse en cualquier edad de la vida, no es un impedimento ser muy joven o por el contrario ser demasiado viejo, en cualquier momento pueden comenzar.

La intención de estas medidas es disminuir al máximo la cantidad de adultos mayores con una afección cognitiva, teniendo en consideración que la tendencia de la población es a que cada vez sean más personas de edad avanzada.

“Ya sabemos que todos vamos a envejecer, pero lo que buscamos es tener un envejecimiento saludable, y el dar a conocer este tipo de medidas preventivas ayuda a crear conciencia y a que se den cuenta que con pequeños cambios se tiene un beneficio a futuro”.