Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Los tiroteos reportados el pasado domingo en el municipio de La Concordia, en Chiapas, dejaron al menos 25 personas asesinadas, afirmó ayer el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).
Los hechos violentos se reportaron en la localidad Niños Héroes, a unos 140 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, hacia la frontera sur.
Pobladores aseguraron a la agrupación civil que los ataques se produjeron en contra de un grupo de personas que se encontraba esperando el transporte conocido como «chalán» para cruzar la presa La Angostura. Ahí, aseguraron, varias personas quedaron atrapadas en el fuego cruzado entre integrantes de la Guardia Nacional y un supuesto grupo criminal.
En videos tomados por los elementos federales se observa a al menos 10 personas tiradas junto a la presa, al parecer ya fallecidas, así como varios vehículos con impactos de bala.
Además los guardias mostraron a la cámara, de manera extraoficial, el decomiso de armas largas y decenas de cargadores para fusiles de asalto.
«Entre las 10:00 y 12:00 horas (del 31 de marzo) comenzó a concentrarse un aproximado de 40 personas, entre ellas mujeres, niños, niñas y adolescentes, así como personas mayores, en la rivera de la presa La Angostura para tomar el transporte que les cruzaría, junto con sus vehículos, de la comunidad Niños Héroes hacia Ignacio Zaragoza», relató la organización civil.
«Durante su espera, la Guardia Nacional arribó al lugar en persecución del grupo armado, suscitándose un fuerte enfrentamiento entre ambas partes, colocando a la población en medio del fuego cruzado. Según testimonios, fueron asesinadas aproximadamente 25 personas, entre estas perdieron la vida diversos civiles y un sinnúmero de personas resultaron heridas».
La agrupación defensora de derechos humanos advirtió que existen videos grabados por las propias fuerzas federales en los que se refiere que las personas asesinadas presentaban tiros en la cabeza.
«Por los hechos, posiblemente se trató de tiros de gracia, es decir que podrían ser ejecuciones extrajudiciales», advirtió.
El organismo alertó que en Chiapas aumentó la presencia de grupos armados, por lo que urgió la intervención de autoridades no militarizadas.
«Desde el Frayba, y otras voces de la sociedad civil, hemos insistido en la necesidad de una intervención no militarizada ante el aumento de grupos armados. Lo expresado corrobora la incapacidad de estas corporaciones para intervenir en pleno respeto de la población y garantizar su vida e integridad física y psicológica», aseveró.
«Hacemos un enérgico llamado al Estado mexicano a indagar esta masacre; así también a identificar las responsabilidades de la Guardia Nacional en el uso excesivo de la fuerza, asesinato de civiles y probables ejecuciones extrajudiciales».