Alfredo González
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- El Servicio de Administración Tributaria (SAT) dejó “en el aire” aspectos operativos para que personas físicas aprovechen la prórroga de dos meses para presentar hasta el 30 de junio su declaración anual de impuestos 2019, expuso Gustavo Leal Cueva, socio del despacho Leal Benavides y presidente de la firma de información tributaria Fiscalia.
Señaló que la prórroga anunciada el miércoles será un alivio para el 97 por ciento de los contribuyentes, que son los que están en el régimen de personas físicas, aunque de ellos la mitad corresponde a asalariados y la otra a personas con actividad profesional o empresarial, entre otras.
“Uno de los aspectos que está sin definir y que quedó en el aire es para los contribuyentes que ya presentaron su declaración con saldo a cargo, pues la línea de captura tiene validez hasta el 30 de abril”, explicó.
“Ahora con la prórroga esos contribuyentes quedan ‘en el aire’ porque no está claro si al entrar la prórroga la línea de captura tendrá vigencia hasta el 30 de abril o si se extiende también al 30 de junio”.
Dijo que el SAT deberá definir si quienes presentaron esta obligación informativa a la autoridad deberán presentar una declaración complementaria.
Otro aspecto que el SAT tendrá que definir son los plazos para para las personas físicas que opten pagar en parcialidades.
“El plazo máximo que otorga la autoridad para el pago en parcialidades es de seis meses, pero lo que no está claro es si éste se recortará a un tope de cuatro, porque por lo general el plazo máximo de seis vence en septiembre”.
La alternativa podría ser que el plazo de seis meses se extienda hasta noviembre.
Leal Cueva recomendó a los contribuyentes con saldo a favor realizar su declaración desde ahora, para así obtener la devolución de impuestos a la brevedad.
También realizar el cálculo de los impuestos, de ser posible con asesoría de un contador público, para saber si se tiene un saldo a cargo o favor, lo que permitirá decidir si es una ventaja aprovechar la prórroga.
“Todas las personas físicas, no importa el tipo de actividad que tengan, entran en la prórroga.
“Pueden ser comerciantes, si prestan servicios, si son arrendadores no importa el tipo de actividad”.
En el caso de los contribuyentes personas morales (empresas), la autoridad no concedió ningún plazo adicional y quienes incumplieron deberán enfrentar las sanciones, recargos y actualizaciones.