Deja Manuel Perera el hospital

Guillermo Leal
Agencia Reforma

CDMX.- Una semana después de la espeluznante cornada que sufrió y le provocó evisceración de asas intestinales en Madrid, el novillero extremeño Manuel Perera dejó este lunes el hospital.
“Quiero dar las gracias a todo el equipo médico de la plaza de toros que es una eminencia y nos da a los toreros la seguridad de jugarnos la vida; al hospital de Nuestra Señora del Rosario, a la empresa por darme esta oportunidad y a todas las personas que se han preocupado por mí”, dijo, en un video el joven torero de 19 años.
Perera sufrió una severa cornada el lunes pasado en su primer novillo en la plaza de Vista Alegre, que pudo ser incluso mortal porque el cuerno penetró en la cavidad abdominal, provocando que los intestinos salieran, momento en lo que se pensó lo peor.
Dejó el hospital del brazo del maestro Juan José Padilla, uno de los toreros más gravemente castigado por los toros y quien ahora es su apoderado.
“Es un chico con una entereza fuera de serie. Está comprometido con ser figura del toreo y en lo único que piensa es volver a ponerse delante de un toro. Estoy orgulloso de él y agradecido con Dios que le haya dado esta nueva oportunidad”, contó Juan José.
Perera es uno de los alumnos del CART (Centro de Alto Rendimiento Taurino) cuya sede en Guadalajara arrojó a ocho destacados alumnos de los 60 que integraron el proyecto que concluyó hace apenas una semana.